"Si un día mis jugadores no me siguen, lo dejo"

Actualizado 10/01/2015 15:45:19 CET
Luis Enrique
Foto: REUTERS

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha declarado en el día previa al encuentro ante el Atlético de Madrid, correspondiente a la jornada 18 de la Liga BBVA, que no va a "alimentar polémicas" con respecto a su situación en el club, y que si ve que sus jugadores no le "siguen" lo dejará.

   "No se trata de sentirse respaldado o no, yo hago mi trabajo al cien por cien. Lo que sí puedo garantizar es que el día que vea que mis jugadores no me siguen, lo dejo, y eso todavía no se ha producido en mi carrera como entrenador", declaró en rueda de prensa previa al encuentro de este domingo.

   Preguntado por si no se siente respaldado por el club, Luis Enrique negó tal cosa y advirtió de que dejará el cargo si algún día sus jugadores no siguen sus instrucciones. "Me siento igual que el primer día, con la misma gente rodeándome, con mi grupo de trabajo al cien por cien, con el equipo de auxiliares y todo lo que rodea al equipo en las mismas circunstancias", aseguró el técnico.

   Además, rehusó hablar de una supuesta polémica con el delantero Leo Messi. "Llegados a este punto no voy a alimentar polémicas. No las he alimentado nunca porque es evidente que a mí no me interesa, pero llegados a este punto si a algo estamos acostumbrados es a que esto que nos rodea desde hace ya tiempo. Continúo centrado, motivado y focalizado en todo lo que puedo controlar, que son las sesiones de entrenamiento, hacer que mi equipo sea mejor en cada partido", relató el preparador blaugrana.

   Asimismo, valoró la dificultad para superar a su rival y diferentes aspectos del juego. "Destacaría claramente la idea de un colectivo de un nivel altísimo, completamente convencidos de una propuesta futbolística impuesta por su entrenador, muy peligrosos a balón parado, peligrosos en las transiciones o contragolpes, complicados de superar en su entramado defensivo. Los números de la pasada temporada y la de esta misma indican que es uno de los mejores equipos de Europa, sin ninguna duda", dijo.

   Además, comentó las posibilidades de los fichajes rojiblancos, Fernando Torres y Cani. "Sus nuevas incorporaciones será su entrenador quien mejor lo pueda trasladar. Han podido recuperar a Torres, que es un jugador que les puede ayudar en esas transiciones rápidas con balones al espacio, y Cani es un jugador que les puede dar criterio para jugar con el balón. Son dos buenos refuerzos, pero el Atlético de Madrid ha demostrado este año la peligrosidad y el potencial que tiene", admitió.

   Por otro lado, negó que el conjunto dirigido por Diego Pablo Simeone les pudiera dar alguna facilidad y expresó su deseo de ganar a los rojiblancos, ya que el pasado año no pudieron hacerlo en ninguno de los seis enfrentamientos que disputaron.

   "Defienden muy bien, acumulan muchos jugadores, incluso los puntas ayudan en ese repliegue defensivo, así que no van a ser vulnerables para nada, no tendremos esa suerte. Espero que sea un partido parecido a los de la temporada pasada, pero que el resultado sea diferente. El año pasado hubo cinco empates y una derrota, este año espero empezar con una victoria", aseveró el técnico barcelonista.

   "Deberemos atacar muy bien, con mucho orden y criterio, deberemos ser efectivos, deberemos presionar tras pérdida muy bien, defender lo más lejos posible de nuestra portería para evitar las transiciones y las acciones a balón parado. Es un partido de la máxima dificultad", añadió.

   Por otra parte, y ante una dinámica anterior no demasiado favorables para los barcelonistas y al ser preguntado por si el choque ante el Atlético de Madrid era una oportunidad para resarcirse, no quiso valorarlo y apuntó al objetivo de superarlos.

   "No sé si es lo mejor o lo peor, ya lo veremos. Es un rival muy atractivo, actual campeón de Liga y, por tanto, máximo favorito para esta temporada. Está prácticamente con los mismos números que la temporada pasada, si no con los mismos números, con la misma idea, si no muy potente en Europa, si no uno de los equipos con opciones al campeonato de nuevo", admitió el entrenador.

   "Nosotros lo afrontamos con mucha motivación, pensando que es un rival que de hecho la pasada temporada no le pudimos ganar. Buscamos el objetivo de superarlos y de ganarlos. El reto está ahí y es muy atractivo, me parece muy interesante", agregó.

   Además, explicó la baja de Xavi y valoró la posible participación de otros jugadores. "En principio no estará en la lista porque hoy no ha podido entrenar y no corremos nunca riesgos con los jugadores. Es una micro rotura que impide que tengamos a Xavi. Siempre hablo de los que están, de los que no están me gustaría que estuvieran, pero hablamos de los que estamos para el partido, de los que pueden ser protagonistas, y tengo muchos y muchas posibilidades, y eso es lo que me ocupa", admitió.

   Asimismo, valoró la capacidad ofensiva del Atlético a balón parado, y cómo frenar a los colchoneros en estas situaciones. "Hemos insistido un poco más, ya sea en video, ya sea en entrenamientos. Las acciones a balón parado es un tema difícil de controlar, porque tienen jugadores con precisión sacando las faltas y jugadores con envergadura, que llegan muy bien al remate y defender un balón aéreo siempre es complicado", aseguró.

   "Nosotros podemos llegar a controlar esto generando pocas situaciones a balón parado, que es una de las cosas que siempre intentamos hacer, que es una evidencia que nosotros no somos un equipo tan poderoso como ellos en el juego aéreo. Intentaremos aglutinar las fases del juego en puntos fuertes nuestros", añadió.

   Se mostró muy escueto al ser preguntado por la importancia del resultado de este encuentro, ante los rumores de su posible sustitución. "No, me juego tres puntos, importantes sí, contra un rival directo, contra e actual campeón, pero sencillamente tres puntos", explicó.

   Cuestionado por la importancia del psicólogo del equipo, Joaquín Valdés, en el rendimiento de los jugadores, el técnico asturiano indicó que las responsabilidades deben recaer sobre él. "Es triste para mí y esto sí que me fastidia. El máximo responsable del equipo soy yo, el entrenador, por eso estoy sentado aquí y contesto creo que de una manera bastante respetable cualquier crítica o cualquier comentario. Nunca he criticado o faltado el respeto a nadie porque me haya criticado", dijo.

   "Creo que es de bastante mal gusto o bastante fácil criticar a mis colaboradores, que son excelentes profesionales. Me gustaría que os centrarais en mí. Lo agradecería porque es de bastante mal gusto, e injusto porque no se lo merecen. Es evidente que no va a cambiar ese comportamiento, pero lo pido públicamente. Responsable de todo lo malo soy yo, y estoy preparado para asimilarlo", finalizó.