Publicado 27/06/2020 7:34:34 +02:00CET

Una Premier 'Red', 30 años de espera en Liverpool

Jürgen Klopp, Liverpool
Jürgen Klopp, Liverpool - Stanley Gontha/PRO SHOTS/AFP/AFP7/Europapress

La insólita sequía de un grande de Europa llegó a su fin

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Liverpool es campeón de Inglaterra. Hubo una época en la que se podía leer esto casi en cada mes de mayo o incluso en abril. Entre 1973 y 1990, los 'reds' ganaron 11 ligas. Desde la 18ª, el entonces equipo más laureado de la liga inglesa inició una sequía de tres décadas. La derrota del Manchester City en Stamford Bridge el jueves puso fin a la larga espera del histórico equipo de Anfield.

En estos 30 años, apenas fueron seis veces las que había rondado la liga, bajo el nombre de Premier League desde la temporada 1992/93, viendo crecer el palmarés del Manchester United hasta los 20 títulos. En 1990, los 18º trofeos 'reds' no tenían rival: Arsenal y Everton tenían nueve y el United solo siete.

Tras esa época dorada, donde ganaron también cuatro Copas de Europa, dos UEFAS, tres FA Cups y cuatro Copas de la Liga seguidas, el destino del Liverpool se torció como el de ningún otro equipo campeón. Las razones fueron varias y distintas. En 1991, la dimisión de su técnico y hombre leyenda Kenny Dalglish en el mes de febrero.

La tragedia de Hillsborough, en 1989, fue el motivo que más tarde daría a su salida, pero su decisión pilló por sorpresa a todo el mundo. Su equipo iba líder en solitario y perdió seis partidos desde ese momento para terminar segundo la temporada. En la 96/97, una gran primera vuelta siguió a una debacle en la segunda, en un equipo que ya solo tenía la experiencia de John Barnes.

Después llegaría el subcampeonato de 2002, con el técnico francés Gerard Houllier operado de corazón a mitad de temporada, y otro galo como Wenger encumbrando al Arsenal. En 2009, la plantilla dirigida por el español Rafa Benítez tenía siete puntos de renta en el liderato en enero cuando el técnico salió a rueda de prensa con un papel para hablar de la mala conducta de Ferguson. El United ganó.

Otra debacle tristemente recordada por el seguidor 'red' es la de 2014, con el título en su mano a falta de tres jornadas. Una derrota en casa contra el Chelsea y un empate ante el Palace, cuando iban 0-3 a favor, entregó la corona al City. Con ese lastre, Brendan Rodgers dejó su sitio a Jürgen Klopp en octubre de 2015.

ANFIELD Y KLOPP, LA UNIÓN QUE HIZO LA FUERZA

Juntar al pasional técnico alemán con Anfield, uno de los campos más míticos del Viejo Continente, fue sin duda un acierto. La química no tardó en dejarse notar, en doble dirección. El Liverpool creció cada año aunque los títulos tardaron algo más, con la final de la Europa League perdida ante el Sevilla en 2016 o la de la Champions de 2018 contra el Real Madrid.

El equipo del Merseyside hizo dos cuartos puestos en la Premier antes de lidiar un histórico mano a mano con el City la pasada campaña, que terminó con el título de los de Guardiola con 98 puntos por los 97 del equipo de Klopp. Eso sí, el técnico alemán se desquitó con su primer trofeo, la sexta Champions del club.

Klopp implantó su estilo "heavy metal", mejoró jugadores como Jordan Henderson y Alexander-Arnold, y se reforzó siempre con acierto con Mohamed Salah y Sadio Mane, formando un tridente letal con Firmino, además del meta Alisson o el muro Virgil van Dijk. La Premier era la obsesión y el objetivo número uno del club.

La máquina 'red' carburó a la perfección esta temporada abriendo una brecha nunca vista entre el primero y el segundo. Desde otoño, era cuestión de tiempo que Anfield saboreara la gloria. A finales de febrero, el Watford tumbó 3-0 al líder y cortó 44 partidos invicto de los de Klopp, a cinco del récord de los invencibles de Wenger.

Fue una perturbación en la fuerza comparado con el cataclismo a medidos de marzo por la pandemia de coronavirus. La crisis sanitaria suspendió la Premier y amenazó con dar como nula la temporada, con muchas dudas sobre la reanudación. La situación mejoró y el fútbol pudo volver, para dos partidos después ver al Liverpool campeón.

Sin público ni celebración en Anfield, el club del 'You'll never walk alone' (Nunca caminarás solo) tiene aún en su mano superar la barrera de los 100 puntos o el récord de victorias en una temporada (está en 32 y llevan 28), pero la insólita sequía doméstica de uno de los grandes de Europa terminó ya 30 años después.

Contador