Actualizado 27/02/2006 01:13 CET

El Valencia y el Real Madrid fallan y allanan el camino del Barcelona

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Valencia y el Real Madrid allanaron al FC Barcelona el camino hacia la reedición del título de Liga al sufrir sendos tropiezos de diversa magnitud ante Getafe y Mallorca, respectivamente, y que provocan que el conjunto azulgrana abra una nueva importante brecha.

El conjunto 'ché', segundo clasificado, queda ahora a ocho puntos después de dejar escapar dos puntos en casa por un inesperado error, aunque peor le fueron las cosas a los madridistas, terceros, que se 'ahogaron' bajo el aguacero de Son Moix y se sitúan a diez.

En Mestalla, el Valencia se volvió a encontrar con un sólido Getafe, que puso las cosas muy difíciles y sacó un empate a un gol muy dañino para los de Quique Sánchez Flores, al alza en las últimas jornadas.

El aspirante al Barça tenía que ganar tras la victoria azulgrana en La Romareda, pero estuvo espeso y ni siquiera pudo aprovechar jugar contra diez durante casi media hora por la expulsión de Matellán.

El equipo de Schuster sujetó bien a David Villa y dejó sin remate al Valencia. Por ello, tuvo que ser un defensa como David Navarro el que abriese el marcador a poco del final y crear la ilusión en la grada, ilusión que poco duró por culpa de un error defensivo que permitió empatar a Nano sin tiempo para la reacción valencianista.

FLOJO Y TRISTE REAL MADRID

Por su parte, el Real Madrid parece haber entrado en una mala dinámica y con su derrota por 2-1 en Son Moix ante un renovado Mallorca, prácticamente dijo adiós a sus escasas posibilidades de dar emoción al campeonato.

El conjunto de López Caro demostró una mala cara nuevamente fuera de casa. Lastrado por su mal partido ante el Arsenal, la imagen de los madridistas fue parecida a la de La Romareda y una culminación de lo que se ofreció en Balaídos, donde se llevó la victoria pese a no jugar bien.

En esta ocasión, tampoco fue suficiente el gol de Sergio Ramos en la primera mitad y que puso en ventaja al Real Madrid. Sin Guti, con Zidane en su peor versión, sin la llegada de Cicinho ni la 'pegada' de Ronaldo, los visitantes apenas gozaron de ocasiones y cayeron víctima del empuje, más que buen fútbol, de los locales.

Un penalti nada más comenzar anotado por Pisculichi y un gol de Arango sentenciaron a un equipo blanco, 'ahogado' bajo el aguacero en Son Moix, y dan vida a un conjunto aliviado con la llegada de Gregorio Manzano.

Esta derrota del Real Madrid no fue aprovechada por el Osasuna para arrebatarle el tercer puesto ya que el Deportivo de la Coruña se hizo con el triunfo (1-2) merced a una gran segunda parte del equipo de Joaquín Caparrós.

Los de Javier Aguirre fueron los amos de los primeros 45 minutos y certificaron esa superioridad con el tanto de Bernardo Romeo, que vio como el colegiado le anulaba un gol aparentemente legal al filo del descanso.

Sin embargo, en la reanudación las cosas cambiaron. Tristán entró para dar más mordiente y el 'Depor' demostró el por qué es un peligroso visitante. Sergio empató muy pronto y el delantero andaluz hizo su décimo gol para dar una victoria que sitúa al equipo gallego cerca de los puestos para jugar en Europa, pese al empuje final navarro que sigue con su gafe desde que el Reyno de Navarro tomó el nombre del estadio.

EL SEVILLA CAE GOLEADO

Por otro lado, en la lucha por los puestos de la Copa de la UEFA, el Sevilla cayó goleado por un contundente 5-0 en su visita a Montjuic ante un Espanyol que olvidó del mejor modo su eliminación europea.

El equipo sevillista estuvo desaparecido y a merced de un rival que pareció acusar menos el cansancio de jugar entre semana y se vuelve a alejar de los puestos peligrosos.

Fredson abrió el marcador muy pronto y Zabaleta amplió la ventaja antes del descanso. En un comienzo trepidante de segunda mitad, Luis García cogió todo el protagonismo con un 'hat trick' ante un Sevilla, hundido tras la expulsión de Javi Navarro.

Esta goleada fue aprovechada por un sólido Celta para auparse al quinto puesto gracias a su sólida victoria por 2-0 ante un Cádiz, que se mete en los puestos de descenso a la Segunda División.

El equipo de Fernando Vázquez, que cumplía su partido 300 en Primera, sigue aprovechando su fortaleza en Balaídos y con los goles del defensa chileno Contreras y del joven Silva logró su novena victoria como local ante un conjunto cadista que ya lleva seis jornadas sin vencer.

En San Mamés, el Villarreal agravó la mala racha del Athletic en San Mamés y amargó el posible homenaje que el equipo y la afición quería tributar al recientemente desaparecido Telmo Zarra.

De todos modos, el conjunto de Javier Clemente lo tuvo en su mano para sumar su segunda victoria consecutiva y empezar a alejarse de la zona peligrosa, pero Orbaiz falló el penalti en el descuento que hubiese dado los tres puntos.

El partido sirvió además para comprobar la paulatina recuperación del 'olfato' goleador del uruguayo Diego Forlán, que marcó por tercer partido consecutivo y empató el tanto inicial de Aritz Aduriz para no desengancharse de los puestos europeos.

EL BETIS TOMA AIRE

Por último, en la lucha por salir del descenso, el Betis tomó aire a costa de la Real Sociedad, mientras que el Racing de Santander devolvió a las plazas de descenso al Alavés.

En el Ruiz de Lopera, el conjunto verdiblanco alargó la moral conseguida por su clasificación para los cuartos de final de la Copa de la UEFA, y pese al cansancio de la dura eliminatoria en Alkmaar, sacó tres puntos ante un gris rival.

El conjunto de Lorenzo Serra Ferrer fue superior de principio a fin y, al contrario que ante el Deportivo, no dejó escapar los puntos, certificados con los tantos, uno en cada mitad, de Dani, 'pichichi' del equipo, y Robert.

En cambio, el Alavés no pudo brindar los tres puntos a su afición en el debut en casa del nuevo técnico alavesista Mario Luna y cedió un empate a dos tantos ante el Racing de Santander.

El equipo vitoriano llegó a mandar en dos ocasiones gracias a los goles de Nené y Aloisi, que encontraron respuesta en los de Pinilla, de penalti, y Wilfred Dalmat.