Rahm: "No es ningún peso querer ayudar al golf español a que mejore"

Jon Rahm antes del Open de España de golf
OPEN DE ESPAÑA
Publicado 11/04/2018 16:05:06CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El vasco Jon Rahm aseguró que no le supone "ningún peso" ser considerado el referente actual del golf español porque uno de sus objetivos es "ayudar" a que este deporte "mejore" y dejó claro que le han recomendado que no piense todavía en la Ryder Cup, un torneo del que le han dicho que sacará "amistades que duran toda la vida", mientras que, de cara a su participación en el Open de España, tiene claro que quiere "jugar bien" en lo que presupone que será "un concurso de 'putt'".

"No es ningún peso para mí, es una motivación y ojalá pueda hacer un pequeño porcentaje de lo que pudo hacer 'Seve' por España, juego al golf gracias a él y a esa Ryder Cup. No siento responsabilidad, quiero ayudar al golf español a que mejore y haya más campos, más licencias y más campeones incluso mejores que yo", señaló Rahm este miércoles en rueda de prensa previa al inicio del Open de España.

El vizcaíno, "con mucho 'jet-lag'" tras llegar este martes después de jugar el Masters y que pasó "tanto tiempo" en el Centro Nacional, escenario del torneo, será el gran referente de un torneo en el que "algún día" le gustaría añadir su nombre con el de "gente que forma parte de la historia del deporte español".

"Cuando estaba en la Blume como amateur me hubiese gustado que hubiese habido un Open con alguien a quien seguir. Sé que Sergio (García) es un referente y es un honor ser considerado uno más. No intento presionarme con ninguna responsabilidad. Tengo suerte de que la gente pueda verme jugar y verme jugar bien", añadió.

Por ello, dejó claro que no viene "de vacaciones". "Este torneo es algo importante para mí y me encantaría cerrar ese círculo", subrayó en relación a sus campeonatos de España desde su época de cadete. "Tengo que intentar descansar y hacer todo lo posible para que mi cuerpo esté al mayor porcentaje, que no será al cien por cien porque aterricé ayer martes y después de jugar en un campo como Augusta. Haré todo lo posible para jugar bien que para eso he venido", insistió.

Rahm, que reconoció que había pasado "frío" este miércoles, y "eso es difícil", recordó que aceptó venir al Open de España porque tenía "tres semanas" libres desde que acabase el Masters. "Dije que si ganaba en Augusta y tenía que llegar el jueves por la mañana, lo jugaría", confesó.

El número cuatro del mundo opinó que "para nada" será el 'rough' del campo madrileño "determinante", un recorrido que "lee viene bien al pegador largo". "Me esperaba algo bastante peor y con lluvia la de esta noche está bastante bien. Va a ser un concurso de 'putt', a ver quien mete más. Si hubiese cero viento, habría que hacer -20 seguro para ganar, pero no va a pasar, es complicado acertar resultado del ganador", advirtió.

El vasco vuelve a la que fue su 'casa' después de tener una "vida profesional muy diferente" a lo que se esperaba y de más éxito, con el "madurar" como mayor cambio y con la recomendación de apostar por la formación. "Para ir a los Estados Unidos a estudiar debía tener ciertas notas y agradezco que la RFEG no me dejase jugar el Open en mi último año aquí. Todo el que tenga opción de ir allí que vaya, no hay mejor país para jugar a golf y estudiar, ninguna marca va a apostar por nadie que no tenga una carrera", puntualizó.

"EL NÚMERO UNO ES UNA MOTIVACIÓN MÁS"

La pasada semana, Rahm brilló en Augusta, donde terminó cuarto. "Ganar un 'grande' es muy complicado y mi objetivo de estar el domingo con opciones de ganar en los últimos 9 lo cumplí. La diferencia fue el primer día (hizo +3) porque recuperar tantos golpes tal y como estaban jugando los demás iba a ser difícil", admitió.

Antes de afrontar el domingo, habló con José María Olazabal, doble ganador de la chaqueta verde y que le dio "consejos del campo". "Uno que me dio es que tengo que encontrar mi manera de jugar, de encontrar mi paz con Augusta, saber lo que es mejor para mi vuelta y saber cuando ser agresivo y cuando no", remarcó.

El vasco, que elogió la figura de su 'caddie' Adam Hayes porque "tiene mucha experiencia", sabe qué decirle en "en el momento correcto" y son "grandes amigos", reconoció que lo que le pasó en el hoyo 15 de Augusta el último día "es simplemente golf". "Los dos teníamos claro que el golpe era con un hierro 6 fuerte", explicó.

Del resto de 'majors', el que "más ilusión" le supone es el 'British', aunque avisó que "ganar un 'grande' lleva más de varios intentos", mientras que deseó que "ojalá" pueda ser número uno del mundo. "Me quedé cerca en febrero, pero mi pilló un poco de sorpresa saber que podía serlo. Al principio, se nota la presión, pero al final es una motivación más", comentó.

Y luego está la que sería su primera Ryder Cup, que este año se disputará en Francia. "Hablé con Rory (McIlroy) el miércoles. No me dijo mucho ni nada concreto, que me voy a divertir mucho y que haré amistades que van a durar toda la vida", recalcó.

"Me dijo que siendo novato me pondrán con alguien con experiencia y sabiendo que Rose y Stenson siempre juegan juntos, me quedarían Rory o Sergio. También me dijo que tenía suerte de jugar la primera en Europa por el ambiente de Estados Unidos, pero que me olvide y me concentre en divertirme y cuando sea la hora de jugar la Ryder ya me dirán. Quiero ganarla", agregó.

Finalmente, Rahm, buen amante del fútbol y del Athletic, admitió que si un mismo domingo el equipo rojiblanco está "en una final" y él para "ganar un 'grande', cualquiera de los dos éxitos le darían "mucha alegría", al tiempo que, en relación a la eliminación en la Liga de Campeones del FC Barcelona ante la Roma, aclaró que tanto el conjunto azulgrana como el Real Madrid están "acostumbrados a ganar y cuando no se monta un Cristo". "Pero es deporte", zanjó.

Ronaldo Nazário

Ronaldo Nazário

Presidente del Consejo de Administración del Real Valladolid CF

13/12/2018

Patrocinado por