Publicado 06/02/2021 19:07CET

Mahomes y Brady marcan la LV Super Bowl entre Chiefs y Buccaneers

Tom Brady, de Tampa Bay Buccaneers, y Patrick Mahomes, de Kansas City Chiefs, se enfrentarán por el título de la Super Bowl
Tom Brady, de Tampa Bay Buccaneers, y Patrick Mahomes, de Kansas City Chiefs, se enfrentarán por el título de la Super Bowl - USA TODAY SPORTS/NFL

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Kansas City Chiefs y Tampa Bay Buccaneers protagonizarán este domingo (00.30, hora peninsular española) la 55 edición de la Super Bowl, la gran final del fútbol americano estadounidense que se disputará en el Raymond James Stadium y que tendrá el atractivo añadido del duelo personal que vivirán el pujante Patrick Mahomes y el veterano Tom Brady.

La temporada 2020 en la National Football League (NFL), que tampoco se pudo escapar de la pandemia, llega a su fin con la pelea por el prestigioso Vince Lombardi, un trofeo del que ambos equipos y sus dos estelares 'quarterbacks' ya pueden presumir. Los Chiefs, campeones de la Conferencia Americana, lo han ganado en dos ocasiones, en 1970 ante los Vikings y el año pasado ante los 49ers, y los Buccaneers, campeones de la Conferencia Nacional, en una, en 2003, ante los Raiders.

Precisamente, la franquicia de Florida heredó el trono de New England Patriots, que se había proclamado campeón por primera vez en su historia en 2002 de la mano de un joven y prometedor 'mariscal de campo' llamado Tom Brady. El californiano tenía entonces 24 años, la misma edad con la que hace un año se coronó Patrick Mahomes, seguramente el mejor y más dominante 'quarterback' de la actualidad.

El de San Mateo ganó cinco anillos más de campeón de la NFL con los Patriots, a los que dejó tras la pasada campaña para demostrar que, a pesar de su edad, 43 años, todavía es capaz de ser de los mejores. Su destino fueron los 'Bucs', una franquicia que no era de las más notables y que bajo su mando ha vuelto a plantarse en una Super Bowl, la décima para Brady.

Este es el auténtico líder de los de Bruce Arians, que acabaron la temporada regular con un balance de 11-5 y que en la postemporada eliminaron a domicilio a Washington (23-31), a los Saints (20-30) y, sobre todo, a los Packers (26-31). Además, tendrán el ánimo extra de jugar este partido final en su estadio, el Raymond James Stadium, siendo los primeros en la historia de la NFL en hacerlo, donde se podrán dar cita más de 20.000 agraciados para presenciar uno de los mayores espectáculos deportivos del planeta.

LOS CHIEFS BUSCAN SER LOS PRIMEROS EN REPETIR DESDE 2005

Pero enfrente estará, además de los ganadores el año pasado, el mejor equipo de la temporada regular. Los Chiefs mantuvieron su buen nivel de las dos últimas campañas y en esta han acabado con un balance de 14-2 para disputar por tercera vez seguida la final de la Conferencia Americana. Sólo los Raiders (32-40) y los Chargers (21-38) fueron capaces de ganarles, mientras que en los 'playoffs' se deshicieron de los Browns (22-17) y de los Bills (38-24)

Por ello, en busca de ser los primeros en repetir triunfo en la Super Bowl desde que lo hicieran los Patriots en 2004 y 2005, se presentan en Tampa con cierta vitola de favorito gracias a la maestría de su completísimo 'mariscal de campo', capaz de pasar, correr y anotar, y que tenía seis años cuando Brady se puso su primer anillo de campeón.

Muchos señalan al texano como el heredero del californiano a la hora de convertir a los Chiefs en una dinastía como hizo con New England su rival de este domingo, con el que vivirá un quinto duelo que servirá para desempatar ya que los dos primeros fueron para Brady y los dos siguientes para Mahomes, el último el de esta temporada regular por 27-24 y mostrándose demoledor en una derrota que fue la última que encajaron los Buccaneers.

En los de Andy Reid todo pasa por Mahomes, que tendrá que jugar sin la protección de sus dos mejores 'tackles', Eric Fisher y Mitchell Schwartz, ambos lesionados. Algo a tener en cuenta ya que los Buccaneers han demostrado una gran fortaleza defensiva, sobre todo ante los Packers y Aaron Rodgers, pero que tendrán que elevarla para incomodar al 'quarterback' porque, a sus virtudes, añade el buen acompañamiento ofensivo que tiene con jugadores como el veloz receptor Tyreek Hill y el ala cerrada Travis Kelce, que sumaron 509 yardas en la postemporada.

Pero los 'Bucaneros' están listos para ofrecer resistencia y enconmendarse a la experiencia y sabiduría que les puede dar Brady, al que su ofensiva tendrá que darle el mayor tiempo posible con el óvalo y que también tiene opciones en ataque de bastante nivel donde hay otro veterano que le acompañó en muchos éxitos en Nueva Inglaterra como el ala cerrada Rob Gronkowski, que salió de su retiro para acompañar en su nueva aventura al 'QB', receptores de nivel como Antonio Brown y buenos corredores como Leonard Fournette.