Ramón Cid deja la dirección técnica de la RFEA después de seis años

Ramón Cid  director técnico de la RFEA
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 05/10/2018 13:48:51 CET

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Ramón Cid confirmó este viernes que dejará de ser el próximo 31 de octubre el director técnico de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), poniendo fin de este modo a una etapa de seis años en los que su deporte ha sufrido un enorme impulso y mejora tanto en las categorías senior como en las inferiores, lo que hace considerarse ya "absolutamente prescindible".

   Cid anunció lo que era un "secreto a voces", como reconoció el presidente de la RFEA, Raúl Chapado, que estuvo acompañado por su antecesor en el cargo y que fue el que puso en este puesto al vasco, José María Odriozola, y lo hizo seguro de que deja el atletismo "en un buen estado de salud" y con "un proyecto muy moderno y con buen potencial".

   El donostiarra llegó a su puesto de la mano de Odriozola a finales de 2012 y con la misión de volver a poner al atletismo nacional en el primer panorama. Ahora, deja el cargo después de la conquista de 43 medallas en grandes citas internacionales absolutas (Juegos, Mundiales y Europeos), con especial mención al oro y plata en Rio 2016 de Ruth Beitia y Orlando Ortega que pusieron fin a la sequía de preseas olímpicas que se arrastraba desde 2004.

   "Después de seis años quiero comunicar que no voy a seguir. Pienso que hay en sí en la RFEA una buena estructura y veo que soy absolutamente prescindible, que es lo ideal. En lo personal me apetece y además creo que iba a hacerlo peor", sentenció el exatleta en rueda de prensa en la sede federativa, donde remarcó que está "deseando seguir en la pista" con su grupo de atletas y que seguirá "vinculado" y "ayudando" en lo que se le pida, pero siempre "desde la discreción".

   "Estoy muy agradecido, me he sentido personalmente muy bien tratado y quiero agradecer confianza a los dos presidentes por el honor de dirigir la parte técnica del atletismo", prosiguió el guipuzcoano, que también fue modesto al decir que podía hacerlo "mucho mejor" y que "hay todavía bastantes cosas por hacer". "Pero nunca hubo mala conciencia en mis decisiones, aunque haya habido errores", admitió.

   "Creo que la federación gana porque tiene solidez y un proyecto que va a continuar y yo también gano porque podré 'aburrirme' de vez en cuando. Este es un deporte muy intenso y muy exclusivo, no hay tiempo ni horas y en lo personal también me apetece. Además, creo que iba a hacerlo peor", subrayó sin perder la sonrisa.

   Su marcha se empezó a fraguar cuando se cerró el anterior ciclo olímpico y puso a "disposición" de Raúl Chapado, elegido nuevo presidente, su cargo. "Él me dice que sería bueno para la transición que siguiera dos años más y que luego habláramos", recordó, asegurando que con esta marcha no se considera "cesado a nivel profesional". "Llevaba con la idea cierto tiempo y cada poco quería dejarlo, pero creo que es el momento", confesó.

   De estos seis años, se queda con "momentos, 'momentitos', 'momentazos' y disgustos". "Las cosas malas son sobre todo los temas de dopaje, nos hacen mucho daño y me cabrean mucho, sin decir una puntual, y un disgusto que aún no me he quitado es ese último salto de Ruth (Beitia) en Londres 2012, o lo de Óscar (Husillos) en Birmingham este año (descalificado tras ganar el oro mundial en 400), que me pareció cruel, no injusto", reflexionó.

   "Pero el 'momentazo' y el icono de esta fue en Rio 2016 con Ruth, más aún porque era saltadora y porque tiene connotaciones muy especiales", advirtió Cid, que tampoco se olvidó, como responsable de saltos durante mucho tiempo, del momento en el que el triplista Pablo Torrijos superó "la cifra icónica de los 17 metros" en Antequera en 2015.

CHAPADO NO ANUNCIARÁ SU SUSTITUTO ANTES DEL 9 DE NOVIEMBRE

   Junto a él estuvo un Raúl Chapado que se formó en su etapa como atleta en el grupo de trabajo de Ramón Cid y que reconoció vivir "un día emotivo". "Sólo me gustaría agradecerle su trabajo, su pasión y su capacidad de unir a los que formamos el atletismo. Todo lo que pase ahora tendrá su sello de identidad porque así lo ha trabajado", recalcó.

   Para el dirigente, este es "un momento justo" para que lo deje, justo después de "los resultados de este año maravilloso". "Seguirá vinculado al atletismo, pero quiere una etapa más tranquila", comentó Chapado, que indicó que cuando salió elegido presidente y habló con el director técnico, este "ya tenía sus dudas de seguir".

   "Estaba cansado porque este es un deporte complejísimo y le dije que no le iba a forzar. Estoy agradecidísimo porque estos dos primeros años generan el camino y le propuse que siguiese, pero este año ha sido tan intenso que no tenía energía y he respetado su decisión. Hay que dejarle descansar porque su entorno querrá recuperar a una persona que es un buen consejero", agregó el exsaltador, que informó que Cid le anunció su marcha "antes de ir" al Europeo de Berlín, aunque guardaba la "esperanza de que se arrepintiese un poco".

   Finalmente, y antes de entregar a Cid la insignia al Mérito Deportivo de la RFEA, se refirió a su posible sustituto. "Estamos trabajando primero en la estructura y luego en los nombres, pero no se dirá nada antes del 9 de noviembre cuando lo ratifique la Junta Directiva. Mi idea es que este trabajo tenga continuidad y se modifique lo menos posible", sentenció.

Contador