Actualizado 12/09/2016 13:52

¿Cómo saben los ciegos que llegan al final de la piscina? y otras preguntas de la natación en los Juegos Paralímpicos

Natación en los Juegos Paralímpicos
Natación en los Juegos Paralímpicos - REUTERS
RTX8NL0 RTX2BA5H

MADRID, 8 Sep. (EDIZIONES)

La natación es una de las disciplinas más populares en los Juegos Paralímpicos y ha estado presente desde su primera edición (Roma, 1960). En Río 2016 se disputarán 151 pruebas por medallas de este deporte y los deportistas estarán agrupados de acuerdo a su grado de discapacidad, pero ¿cómo compiten los nadadores en este deporte?

En la natación paralímpica se practican los estilos libre, espalda, mariposa y braza, pero los nadadores no pueden entrar al agua con dispositivos de ayuda o prótesis, según el Reglamento de Natación del Comité Paralímpico Internacional.

Los deportistas tienen la posibilidad de iniciar la competición sentados o de pie en el bloque de salida e incluso dentro de la piscina. Esta decisión "depende del grado de limitación que los nadadores tengan", según ha explicado a Europa Press el secretario técnico de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física, Rubén Pérez.

Natación en los Juegos Paralímpicos

SE CLASIFICAN SEGÚN SU DISCAPACIDAD

A la hora de competir son clasificados dependiendo del tipo de limitación física, visual e intelectual que presenten:

-Discapacidad física: Si la discapacidad es física, los deportistas se agrupan en las categorías desde la S1 hasta la S10, siendo ésta primera la de mayor grado de discapacidad. Si el nadador está en sillas de ruedas el personal de apoyo los ayuda a colocarse en una colchoneta -similar a la de gimnasia rítmica- para evitar rozaduras o golpes al momento de entrar a la piscina.

-Discapacidad visual: En caso de que la incapacidad sea visual, los nadadores estarán comprendidos en los grupos S12 y S13. Los deportistas con ceguera total entran en la categoría S11 y deben usar gafas oscuras para evitar cualquier paso de la luz y no estar en ventaja con otros competidores.

Los nadadores con este tipo de discapacidad tienen un entrenador especial conocido como 'tapper' y se sitúan a cada lado de la piscina. La función de estos entrenadores es dar un golpe leve en cualquier parte del cuerpo -brazo, cabeza o espalda- con una vara de aluminio que tiene en la punta un corcho o pelota, esta herramienta se utiliza justo en el momento en que el nadador está llegando al borde de la piscina y así impedir que se golpee.

Natación en los Juegos Paralímpicos

-Discapacidad intelectual: Los deportistas con discapacidades intelectuales están incluidos en la clase S14. Los nadadores de esta categoría tienen, según el Director Técnico de la Federación Española de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual, Alfredo Salazar, "un apoyo extra", ya que "hay que decirles una serie de pautas y rutinas que deben seguir", antes de entrar a la cámara de llamadas en la que estarán solos por 40 minutos hasta ingresar a la piscina olímpica. Reiterados mensajes de ánimo para que estén activos y no existan nervios y, además, técnicas esenciales para realizar en la competencia son algunas de las recomendaciones que les ofrecen sus entrenadores.

¿POR QUÉ LA LETRA 'S'?

La letra S que precede al número significa que el deportista competirá en estilo libre, espalda y mariposa. En caso de que la categoría esté identificada con las letras SB se refiere a una competencia estilo braza, y para aquellos eventos de estilo combinado se emplearán las letras SM.

España ya tiene una medalla y es de la nadadora Teresa Perales, plata en los 200 metros libres de la clase S5. Si logra subir el podio en las cinco pruebas que disputará, igualaría las 28 medallas de Michael Phelps.

Otras de las opciones de medalla para España es la participación de Michelle Alonso, quien es campeona paralímpica de 100 metros braza en Londres 2012, y por último, la catalana Sarai Gascón, quien en la actualidad es campeona de 50 metros libres y subcampeona de 100 metros mariposa.