Actualizado 05/09/2012 00:33 CET

AMP.- Atletismo/Paralímpicos.- Expósito vuelve a lo grande y Congos se lleva una preciada plata

LONDRES, 4 Sep. (del enviado especial de Europa Press, Ramón Chamorro) -

El atleta murciano José Antonio Expósito dio este martes la cuarta medalla de oro a la delegación española presente en los Juegos Paralímpicos de Londres al adjudicarse la prueba del salto de longitud (F20), un trono que defendió tras doce años de ausencia en este tipo de citas de los discapacitados intelectuales, y en una jornada donde también saboreó el éxito Elena Congost, plata en los 1.500 metros (T46).

Expósito ya fue campeón paralímpico de esta disciplina en Sydney 2000, donde igualmente se proclamó rey de la velocidad con su victoria en los 100 metros, y después de que los discapacitados intelectuales no pudieran participar en Atenas y Pekín, volvió a lo grande.

El de Águilas era el gran favorito para la medalla de oro. Actual campeón y plusmarquista mundial con 7,48 metros y poseedor de la mejor marca mundial del año, con 7,24, que incluso pudo mejorar en un concurso donde su principal rival, como estaba previsto era el croata Zoran Talic, capaz de saltar 7,12 esta campaña.

En su primer salto se quedó lejos, 6,65 metros, pero le sirvió ya para posicionarse para el corte y ser podio provisional, aunque el balcánico y el portugués Lenine Cunha metían presión en sus primeros intentos con siete metros y 6,95 respectivamente. Pero el murciano demostró su categoría, y en el tercer brinco se fue hasta los 7,25 metros, un centímetro mejor que su registro de 2012.

Sus rivales lo intentaron, pero no pudieron acercarse, aunque Talic aún superó los siete metros (7,06) para asegurarse la plata en su último intento, y dejando uno último al español relajado y con el oro ya en el bolsillo. Doce años después, el tiempo no había pasado para Expósito, nuevamente rey de la longitud.

BRILLANTE PLATA DE CONGOST.

Y mientras el murciano iba a la captura de su tercer oro paralímpico, Elena Congost daba la primera alegría en el tartán, al conseguir una preciada medalla de plata en los 1.500 metros, de la clase T46, donde corrió con inteligencia, pese a que no pudo con la rusa Elena Pautova.

La mediofondista catalana, que partía entre las favoritas a la medalla, supo jugar sus bazas y decidió salir rápida para ponerse en cabeza y evitar así tener que superar posteriormente atletas con guía, siempre muy incómodas de adelantar.

Sin embargo, la rusa se mantuvo firme y realizó diferentes cambios de ritmo que pudieron con la española, que prefirió dejarla marchar y asegurarse sin excesivos problemas una medalla de plata con un tiempo de 4:43.53, once segundos más veloz que hace cuatro años en su debut en la distancia Pekín cuando fue sexta.

Además, también había opciones en la longitud matinal (F11) con Xavi Porras y Martín Pareja, pero ninguno pudo estar en las medallas en una final de mucha calidad, donde el primero fue quinto pese a su mejor marca personal (6,08 metros), y su compañero octavo.

Gerard Descarrega se metió en la final de los 400 metros (T12) con el cuarto mejor tiempo (50.43, mejor marca personal), mientras que Roger Puigbo no pasó las series de 800 metros (T53), e Ignacio Ávila, Maxi Rodríguez, José Martínez y José Manuel González no tuvieron opciones en sus respectivas finales.