Un Nadal al alza y un gran Bautista se meten en octavos del Abierto de Australia

Rafa Nadal
Lukas Coch/AAP/dpa
Actualizado 18/01/2019 15:00:57 CET

Verdasco desperdicia dos sets de ventaja y dos bolas de partido ante Cilic

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Rafa Nadal confirmó su crecimiento en el Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, y se metió este viernes en los octavos de final con menos problemas de los esperados tras desarbolar al joven australiano Alex de Miñaur (6-1, 6-2, 6-4), una ronda en la que también estará un brillante Roberto Bautista, verdugo (6-4, 7-5, 6-4) del ruso Karen Kachanov, décimo favorito, pero no un Fernando Verdasco que perdonó al croata Marin Cilic (4-6, 3-6, 6-1, 7-6, 6-3).

El balear tenía su primer examen de consideración en Melbourne Park, pero fiel a su estilo en este tipo de citas ante tenistas prometedores, apenas dejó que su rival respirase en la pista, dominando de principio a fin para meterse por duodécima ocasión en la cuarta ronda, donde únicamente ha perdido una vez, en sus inicios en 2005 ante Lleyton Hewitt.

Un 'viejo enemigo' que busca recuperar su sitio como el checo Tomas Berdych, que ya le ganó en los cuartos de 2015 y al que no se mide desde hace casi cuatro años, será el primer no australiano que intente batirle en esta edición donde su tenis sigue subiendo a medida que va acumulando partidos y cuya última víctima fue un De Miñaur que ni siquiera pudo inquietar al campeón de 2009, salvo en el primer juego del partido.

El segundo cabeza de serie en Melbourne volvió a rayar a buen nivel con el saque, sobre todo cuando jugó con primeros (6 'aces'), aunque, algo inusual, sufrió bastante más con los segundos y cometió, también extraño, seis dobles faltas. Su 'drive' siguió siendo demoledor, pero aún necesita afinar un revés a dos manos que no le acaba de funcionar del todo.

El partido comenzó presagiando un buen espectáculo que posteriormente no tendría continuación. Tras desaprovechar cuatro opciones de rotura, el español, más errático que en sus anteriores partidos para intentar controlar al australiano tuvo que salvar una en contra y a partir de ahí, su 'drive' comenzó a funcionar y los problemas empezaron para el campeón en Sidney.

Nadal aceleró y su rival no le pudo seguir. Siete juegos consecutivos le permitieron cerrar el primer parcial y ponerse ya con 'break' de ventaja en el segundo, una rotura que llegó tras un 'eterno' (19 minutos) primer juego.

El balear estaba cada vez más asentado y continuó 'martilleando' al tenista local, 'presa fácil' cuando no conectaba primeros con los que tratar de dominar. Otro 'break' ya fue imposible para un De Miñaur que tampoco aprovechó sus opciones al resto para haber alargado la manga. En la tercera, pese a un pequeño bajón en la efectividad del 'drive' del manacorí, tampoco hubo demasiada historia. Nadal rompió a la primera y la fortaleza de su servicio hizo el resto para llevarle plácidamente a octavos.

GRAN BAUTISTA, VERDASCO PERDONA A CILIC

 

Junto a Nadal también se metió en los octavos de final un de nuevo brillante Roberto Bautista, que pese a que tenía un rival de enjundia como el ruso Karen Kachanov, décimo cabeza de serie, firmó una gran actuación para imponerse en tres sets (7-5, 6-4, 6-4).

El castellonense repitió el guión de sus dos anteriores partidos ante el escocés Andy Murray y el australiano John Millman, pero en esta ocasión, y pese a que fue con 'break' abajo en el tercero, no dejó que sus rivales llevasen el partido a un quinto parcial.

El campeón en Doha mostró su buen inicio de campaña y sumó su octava victoria ante un Kachanov peligroso y señalado como uno de esos tenistas llamados a encabezar el relevo generacional. Pero el español no le dio tregua pese a las dos palizas que llevaba acumuladas, apoyado en su servicio y en su derecha, y aprovechando que el ruso pagó cara su habitual agresividad (50 errores no forzados).

El primer set fue dominado por los saques hasta el 5-4 a favor del castellonense. El décimo favorito no gestionó bien el momento y entregó el juego y el parcial con cuatro errores no forzados, lo que le afectó un tanto para el segundo, donde Bautista rompió para ponerse 3-1 arriba.

Sin embargo, el moscovita reaccionó al instante con buenos golpes para recuperar la desventaja y volver a igualar el partido antes de que su irregularidad le volviese a costar caro cuando servía para llevar la manga al 'tie-break'. Kachanov se puso por fin por delante con una rotura inicial en el tercer parcial, pero el de Castellón no se puso nervioso y volvió a esperar a que los errores de su rival apareciesen, primero para recuperar la desventaja y después para sentenciar de nuevo al resto su cuarta presencia en los octavos de Melbourne Park.

El tenis español podría haber asegurado un componente en los cuartos, pero Fernando Verdasco no pudo cruzarse con el castellonense pese a que tuvo muchas opciones de dejar fuera al subcampeón de 2018, un Marin Cilic que remontó para terminar llevándose el partido en cinco mangas por 4-6, 3-6, 6-1, 7-6(8) y 6-3 tras más de cuatro horas y cuarto de partido.

El madrileño jugó muy bien durante casi todo el partido y tuvo contra las cuerdas al croata, que aprovechó su mayor experiencia y los nervios que atenazaron en el momento más inadecuado a su rival para no sufrir la sorpresa del día.

Avalado por la fuerza de su saque y con solidez desde el fondo de la pista, el español fue capaz de dominar a un Cilic que se mueve con comodidad en este tipo de pistas, pero que vio como el partido se le ponía cuesta arriba tras perder las dos primeras mangas.

El balcánico se zafó del dominio de su oponente en el tercer set antes de un cuarto donde los saques no dieron opción antes de ser curiosamente claves en el 'tie-break'. Verdasco no pudo aprovechar su primera bola de partido al resto, pero luego gozó de una aún mejor, con su servicio, con el que apenas había concedido puntos en el parcial. Sin embargo, entregó el punto con una doble falta, el principio del fin de andadura en Melbourne porque Cilic no perdonó esa concesión para culminar su remontada.