Actualizado 15/10/2008 01:29 CET

Nadal tira de oficio y cumple ante Gulbis con su pase a tercera ronda

Reuters

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Rafa Nadal tiró de oficio y cumplió con los pronósticos al convertirse en el primer integrante de la 'Armada' en la tercera ronda del Mutua Madrileña Masters Series de Madrid, gracias a su triunfo sobre el letón Ernests Gulbis.

El número uno del mundo no tuvo un cómodo debut sobre el 'greenset' de la capital y necesitó tres mangas para superar al joven báltico por 7-5, 3-6 y 6-3 después de dos horas y 22 minutos de un partido en el que tuvo que pedir en dos ocasiones la intervención del fisioterapeuta para que le tratara unas molestias en el glúteo.

El manacorí, que alzó el trofeo en la edición de 2005, resolvió el choque gracias a su paciencia y a su experiencia pues dictaminó el devenir del mismo en momentos puntuales. Gulbis se destapó como el tenista que se esperaba, muy eficaz con el saque -15 'aces' en el partido y saques de hasta 224 kilómetros por hora--, y con un juego incómodo para el balear aunque ligeramente irregular.

Nadal saltó a la cancha con un tenis 'reservón', siempre a la expectativa pues sabía que podía sacar petróleo de los fallos de su rival. Su apuesta resultó acertada. Gulbis, que ya le había avisado al arrebatarle un set en el pasado Wimbledon, cedió el primer set con un par de dobles faltas en el momento más inoportuno (6-5). Con ese 'break', el tetracampeón de Roland Garros ya no falló.

A pesar de haber cedido la primera manga, el letón no se vino abajo. Un par de despistes iniciales (0-30) fue todo lo que concedió al mallorquín antes de anotarse los tres primeros juegos para disgusto de la afición. Nadal se había confiado y Gulbis, impecable con los paralelos, logró el 'break' en el segundo juego.

GULBIS, RIVAL INCÓMODO

El letón estaba resultando un adversario muy incómodo y el gesto de Nadal comenzó a contraerse, impaciente incluso con las modelos-recogepelotas. En el octavo juego, el balear salvó dos puntos de set, pero no pudo evitar perder una segunda manga en la que había sido inferior a su rival.

En ese descanso saltaron las alarmas ya que el fisioterapeuta tuvo que entrar en la cancha para darle un masaje en el glúteo, lesión que ya tuvo en las pasadas semifinales de la Copa Davis. No obstante, eso no fue ningún problema y volvió al partido con energías renovadas.

Más atento que en los dos primeros sets, el mallorquín estaba dispuesto a resolver por la vía rápida y lo consiguió con una rotura en el cuarto juego (3-1). Con esa renta sólo tuvo que esperar sus ocasiones y ni siquiera un nuevo masaje impidió que caminara con paso firme hacia la tercera ronda.

Ahora, se verá las caras con el francés Richard Gasquet (N.15), que superó al estadounidense Mardy Fish en tres mangas. Los precedentes arrojan un aplastante 5-0 para el balear, con una última victoria en el Masters Series de Canadá.