Osaka y Kvitova se jugarán el título y el número uno en Melbourne

Petra Kvitova celebra su pase a la final del Abierto de Australia
Rob Prange / AFP7
Publicado 24/01/2019 10:30:13CET

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La tenista japonesa Naomi Osaka y la checa Petra Kvitova serán las protagonistas de la final femenina del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam', tras imponerse a la checa Karolina Pliskova (6-2, 4-6, 6-4) y la estadounidense Danielle Collins (7-6, 6-0) respectivamente, y que además del título se jugarán también ser la nueva número uno del mundo.

Osaka, cuarta cabeza de serie, se clasificó este jueves para su segunda final consecutiva de un 'grande' y buscará repetir su éxito del pasado US Open. La asiática estuvo a un nivel sensacional con el servicio, con el que logró 15 'aces', y añadió otros 41 golpes ganadores más para acabar con las esperanzas de la centroeuropea de llegar a su segundo final de un 'Grand Slam' tras la perdida en 2016 en Flushing Meadows.

Apoyada en un gran 'drive', Osaka se mostró intratable en la primera manga, donde no concedió ni una sola oportunidad de 'break' a una Pliskova, que no pudo responder con la misma fortaleza para verse abajo en el marcador.

Las cosas parecían continuar mal para la séptima cabeza de serie cuando inició la segunda manga con rotura en contra, pero en ese instante reaccionó para recuperar rápidamente la desventaja. El partido se equilibró y con 5-4, la japonesa perdió repentinamente la firmeza de su servicio y lo entregó de forma fatal para llevar el partido a un tercer y definitivo set donde sus golpes volvieron a aparecer para acabar con la resistencia de una Pliskova que no pudo devolverle una rotura al inicio del parcial.

Este partido se jugó con la Rod Laver Arena techada por las altas temperaturas. El juez ordenó cubrir la pista en la primera semifinal, que se decantó del lado de la checa Petra Kvitova, que acabó con el sueño de la revelación del torneo, la estadounidense Danielle Collins por un claro 7-6(2), 6-0.

La americana plantó cara en la primera manga, donde no llegó a consumar con su saque su primer y único 'break' del partido. La doble campeona de 'Grand Slam' se rehizo, pero tuvo que esperar al 'tie-break' para sentenciar el parcial (7/2). Collins acusó el golpe y fue desarbolada por su rival, muy agresiva en todo momento (30 ganadores y 27 errores no forzados).

Esta final es un premio para la jugadora checa, doble ganadora de Wimbledon (2011 y 2014), que peleará por el título después de tener que recuperarse de las graves heridas en su mano izquierda, la que usa para jugar, tras evitar a finales de 2016 un intento de robo en su propio domicilio.

Contador