Actualizado 28/01/2007 17:59 CET

Roger Federer: "Si fuese otro jugador estaría alucinado de ver siempre ganar al mismo tío"

MELBOURNE (AUSTRALIA), 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tenista suizo Roger Federer reconoció, tras adjudicarse su décimo 'Grand Slam' después de derrotar al chileno Fernando González en la final del Open de Australia, que si el fuese otro jugador también estaría sorprendido "de ver siempre ganar al mismo tío".

"Si fuese otro jugador estaría alucinado de ver siempre ganar al mismo tío. Recuerdo que cuando Lleyton Hewitt era el número uno pensaba que nadie sería capaz de batirle simplemente porque era mejor que el resto. Creo que ésa es la forma en que los otros jugadores me ven ahora a mí", apuntó el suizo que, tras la victoria de hoy, sigue sumando récords, algo que reconoció le asusta.

"Todos los 'Grand Slams' que he logrado desde 2003. Verdaderamente me da miedo cuando lo pienso. Si alguien me hubiese dicho que iba a ganar 10 'grandes', nunca habría pensado que tendría la oportunidad de hacer algo así", admitió el de Basilea.

No obstante, y a pesar de haber ganado su tercer Open de Australia hoy mismo, el helvético ya piensa en los próximos retos, donde destaca el alcanzar el 'Slam' y el único 'grande' que le falta, el Open de Australia.

"Estoy cerca de ganar cuatro 'Grand Slams' de forma consecutiva de nuevo. Eso es básicamente lo que está en mi mente. Roland Garros es obviamente el próximo para mí. Creo que va a ser interesante y espero ganar. Es la única manera de mejorar la temporada que hice el año pasado", comentó.

"Voy a hacer todo lo posible por conseguir el 'Slam', pero es muy difícil. Es un camino largo y sólo he recorrido un cuarto", recordó.

ANÁLISIS DE LA FINAL

Por otro lado, Federer analizó el partido con el que pudo defender su triunfo del año pasado en Melbourne, después de un torneo perfecto en el que no cedió ningún set. Para el número uno del mundo, la clave estuvo en el primer set, en el que el chileno González tuvo la oportunidad de llevarse el triunfo.

"La clave pudo estar en el primer set. Si lo hubiese ganado se habría llevado una ventaja importante, podría haber jugado más libre y tener más posibilidades, pero pude manejar bien la situación", explicó.

Federer reconoció que tuvo que adaptarse al juego agresivo del chileno, pero que supo elegir la táctica adecuada. "Ha sido duro porque él atacaba todo el rato, liftando la bola muchísimo, pero he elegido la táctica correcta y he podido ganar", concluyó.