Solo 4 torneos en 2015 en tierra batida

Actualizado 11/08/2015 18:11:10 CET
Rafa Nadal, Roland Garros 2015
FFT

MADRID, 11 DE AGOSTO (EDIZIONES)

   Este año 2015 hemos sufrido un bajón en el número de torneos ganados en tierra batida. Hemos pasado de ganar 8 títulos en 2014 a tan solo 4. Justo la mitad. Y eso que los tenistas españoles son especialistas en esta superficie. También es cierto que cada vez se hace más caro ganar. ¿Cuáles han sido las razones de esta bajada en el número de victorias? Fundamentalmente dos:

   Rafael Nadal no ha cosechado las mismas victorias del año pasado. El manacorí nos tiene acostumbrados a muchas victorias cuando el calendario ATP llega a los torneos de tierra batida. No en vano está considerado el rey de esta superficie. Nadie ha ganado tanto sobre la tierra como él. Pero este año no ha sido el mejor para el balear. Aunque siempre ha sido favorito para ganar todos los torneos, este año solo ha conseguido imponerse en el de Buenos Aires, un ATP World Tour 250 y en el de Hamburgo. En cambio, el pasado año se hizo con tres títulos sobre el ladrillo: Río de Janeiro, Madrid y Roland Garros. Se hizo con tres de las 8 victorias en tierra batida que los españoles consiguieron en 2014. Este año sólo se hizo con uno. La diferencia es grande. Y más si miramos años anteriores, en el que ganaba Montecarlo, Roma, Madrid, y Roland Garrós. Incluso el Conde de Godó.

   Otra razón importante es que cada año hay menos torneos que se jueguen en esta superficie. El cemento está ganando la partida a la tierra, y cada vez son más las sedes que prefieren la pista dura a la arena roja. Por ejemplo, el torneo de Acapulco ha cambiado de pista. Y si cada vez hay menos tierra batida en la que los tenistas españoles son especialistas, sus posibilidades de triunfo disminuyen.

   Aún así, siguen llevándose títulos. En 2014 David Ferrer se llevó el de Buenos Aires, Verdasco se proclamó campeón en Houston, García López hizo lo propio en Casablanca, Bautista en Stuttgard y Andújar en Gstaad. Más los tres de Nadal a los que nos referimos anteriormente. En 2015 hemos bajado de 8 a 4. Nadal no ha podido encontrar su juego y se ha llevado dos títulos, en Buenos Aires frente a Juan Mónaco y Hamburgo. David Ferrer también reeditó victoria en tierra este año, aunque esta vez lo hizo en Río de Janeiro, derrotando al italiano Fognini en la final. García López imitó a David Ferrer repitiendo victoria en esta superficie aunque también cambiando de torneo, esta vez se impuso en el de Rumanía ante el checo Jiri Vesely.

   Sin Rafael Nadal, los triunfos españoles son sensiblemente menores. Si el buque enseña del tenis español no está a pleno rendimiento, se nota en los resultados finales. Aún así, seguimos teniendo grandes tenistas que pueden seguir llevando el tenis español a lo más alto. En 2016 volveremos a la senda de los triunfos.