Djokovic no da opción a Isner y Zverev mantiene su racha sobre Cilic

El tenista alemán Alexander Zverev
Martin Cole / ProSportsImages/AFP7
Actualizado 12/11/2018 23:38:25 CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El tenista serbio Novak Djokovic se estrenó este lunes en las Nitto ATP Finals, las Finales de la ATP que reúnen en el O2 de Londres a los ocho mejores del año, con un sólido triunfo ante el estadounidense John Isner (6-4, 6-3), en un Grupo Guga Kuerten que lidera y en el que el alemán Alexander Zverev logró una trabajada victoria ante el croata Marin Cilic, decidido en dos 'tie-breaks' por 7/5 y 7/1.

   El número uno del mundo, ganador de la cita en cinco ocasiones -2008, 2012, 2013, 2014 y 2015-, necesitó algo menos de una hora y cuarto para solventar su debut en el recinto londinense, donde mantuvo intacto su servicio y donde no tuvo que afrontar ninguna bola de 'break' en contra.

   Así, el balcánico generó pelotas de rotura en sus primeros tres turnos al resto y en cuatro del primer set, aprovechando uno en el quinto juego para llevarse la manga ante Isner, sustituto del lesionado Rafa Nadal.

   En el segundo parcial, fue incluso más contundente, quebrando en sus últimos dos juegos al resto. Además, apenas cometió cinco errores no forzados y conectó 12 tiros ganadores en el encuentro para ponerse líder del Grupo Guga Kuerten.

   El miércoles se medirá con Alexander Zverev, que este lunes batió a Marin Cilic. El germano mantuvo su buena racha ante su rival, al que derrotó por sexto partido consecutivo y por segundo año seguido en el O2 londinense.

   Y eso que el de Hamburgo no comenzó nada bien en su debut en este torneo de 'maestros' porque cedió su primer saque y luego salvó dos bolas de 'break' con Cilic dominando 3-0. Pero a partir de ahí, fue mejorando y recuperó la desventaja justo cuando el croata sacaba con 5-3 para cerrar un parcial que terminó yéndose a la 'muerte súbita', favorable para Zverev (7/5).

   La segunda manga tuvo un escenario parecido. Si bien hubo equilibrio hasta los compases decisivos, fue el campeón del Abierto de los Estados Unidos de 2014 el que rompió primero para ponerse con un óptimo 4-3, para devolver el favor en el juego siguiente.

   El balcánico salvó una bola de partido con su servicio, pero claudicó claramente en el segundo 'tie-break' para encajar su novena derrota en diez partidos del 'round robin' de este evento y el alemán sumó su victoria 55 del año, más que nadie en el circuito.