Actualizado 21/09/2015 19:39 CET

La gaita de este chico eclipsó el discurso de un predicador y se llevó los aplausos

DESCONECTA, 21 de Sept.

La tarde del sábado estaba siendo relajada en una plaza de Esocica, hasta que un hombre equipado con un micrófono, un amplificador y varios kilos de palabrería se plantó en mitad de la misma para comenzar un discurso de odio con todo y contra todos los que por allí pasaban.

Ni los ruegos y súplicas de los establecimientos de los alrededores que se sumaron  a las peticiones de silencio pudieron ser capaces de hacer callar a este hombre que, micrófono en mano, seguía predicando sin importar si su mensaje llegaría a buen puerto.

Por fortuna para los presentes, un joven músico cansado de gaitas se acercó con la suya y logró templar los ánimos transformando los gritos y la palabrería en notas musicales cada vez más fuertes. Sin embargo, al ver que con tocar más fuerte no era suficiente, decidió acercarse y darse un paseo por delante del micrófono ganándose los aplausos y los vítores de una multitud agradecida con el gesto.

Cargando el vídeo....

Poco después llegó la policía en un coche patrulla y, mediante gestos de llamada, logró que el predicador bajase el micrófono y se pusiese fin a la anécdota más viral de este fin de semana.