La gasolina y el gasóleo marcan máximos del año tras subir un 2,3% en la semana

Gasolinera
Foto: PIXABAY
Actualizado 23/04/2015 12:32:16 CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El precio de la gasolina y del gasóleo ha marcado máximos anuales después de registrar durante la última semana subidas de hasta el 2,3%, según datos recogidos por Europa Press a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

   En concreto, el litro de gasolina se ha situado de media en 1,287 euros, un 2% más que una semana antes y por encima del anterior máximo anual marcado a mediados de marzo, de 1,269 euros.

   Este combustible cuesta ahora un 11,9% más que en enero, pero un 9,8% menos que en la misma semana del año pasado. Tras el fuerte descenso iniciado a mediados del año pasado provocado por el abaratamiento del crudo, la tendencia en el precio de este combustible se revirtió en enero, con el inicio de las subidas.

   En cuanto al gasóleo, su precio ha tenido un comportamiento similar al de la gasolina y ha aumentado un 2,3% en la última semana, hasta 1,179 euros. Cuesta ahora un 6,9% más que en enero, pero un 11,2% menos que en la misma semana de 2014.

   Con los niveles actuales, llenar el depósito medio de 55 litros de gasolina requiere 70,7 euros, 1,4 euros más que hace una semana, mientras que el de gasóleo cuesta 64,8 euros, 1,3 euros más.

   Esta evolución de precios coincide con un momento en el que el precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, registra subidas cercanas a un dólar por barril, hasta 56 dólares.

PRECIOS EN LA UE.

   Los carburantes cuestan en España menos que en la media de la UE, donde el precio de la venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,451 euros y en 1,462 euros en la zona euro. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,291 euros de media en la UE y 1,25 euros en la eurozona.

   El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.