La banca debe gestionar los retos jurídicos y éticos que presenta la tecnología, según un estudio

Publicado 26/11/2019 12:27:10CET

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las entidades financieras pueden obtener grandes oportunidades y beneficios por el uso y aplicación de tecnologías como las herramientas de big data o de inteligencia artificial, pero deben gestionar los retos jurídicos y éticos que presentan.

Así se desprende de un estudio realizado por la Fundación de Estudios Financieros (FEF) y Uría Menéndez, en el que se pone de manifiesto que las tecnologías pueden mejorar los procesos y el negocio de los bancos, así como prevenir fraudes o elevar la calidad de los servicios y productos que se ofrecen a los clientes.

"Existe una tensión natural entre las tecnologías de uso intensivo de datos personales y el principio de minimización de datos previsto en la normativa de protección de datos", señala el documento.

En este sentido, sostiene que la implantación de estas herramientas exige que las entidades financieras lleven a cabo una "correcta gestión de riesgos y aplicación de principios como el de proporcionalidad o el de responsabilidad activa que les permita identificar y cumplir con los límites establecidos regulatoriamente y otros de tipo ético para proteger a sus propios clientes".

No obstante, también indica que es necesaria una neutralidad legislativa, con normas similares a las fintech que prestan los mismos servicios que los bancos. "La irrupción de la economía digital en el sector financiero está siendo analizada tanto desde la perspectiva puramente regulatoria como desde la perspectiva de defensa de la competencia", apunta.

Además, el estudio encuentra otros factores que no surgen de manera natural del nuevo entorno tecnológico y que perjudican de manera "clara y evidente" a la capacidad competitiva de la banca, como la proliferación normativa desencadenada tras la crisis financiera y que se justifica en razones de supervisión prudencial para proteger la solvencia de las entidades, la estabilidad del sistema y los clientes.

Así, la FEF y Uría Menéndez advierten de que la tecnología de los nuevos canales digitales junto con la pérdida de relevancia de las oficinas físicas o el masivo volumen de datos que atesoran las grandes compañías digitales, combinado con su enorme capacidad de análisis y extracción de valor de esos datos, amenazan el dominio de la banca sobre el negocio propiamente bancario.

Contador