Publicado 04/02/2021 19:25CET

El BCE extiende hasta marzo de 2022 sus líneas de liquidez para bancos centrales ajenos a la eurozona

FILED - 23 January 2020, Hess, Frankfurt_Main: Christine Lagarde, President of the European Central Bank (ECB), speaks at one of the ECB's regular press conferences. Christine Lagarde is expected to signal Thursday the ECB stands ready to launch another r
FILED - 23 January 2020, Hess, Frankfurt_Main: Christine Lagarde, President of the European Central Bank (ECB), speaks at one of the ECB's regular press conferences. Christine Lagarde is expected to signal Thursday the ECB stands ready to launch another r - Boris Roessler/dpa - Archivo

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Banco Central Europeo (BCE) ha llegado a un acuerdo con los bancos centrales de Albania, Croacia, Hungría, Macedonia del Norte, Rumanía, San Marino y Serbia para extender las líneas de liquidez en euros que mantienen con dichas instituciones hasta marzo de 2022, según ha informado la entidad este jueves en un comunicado.

Estás líneas de liquidez son programas de operaciones de recompra ('repos') y líneas de 'swaps' en divisas. Mediante el primero de ellos, los bancos centrales de estos países podrán pedir prestada una cantidad a cambio de entregarle al BCE una garantía (colateral) denominada en euros. Posteriormente, los bancos centrales tendrán que devolver la cantidad a la que han accedido y recuperarán su garantía, ya que por eso se denominan programas de recompra.

Mediante las líneas 'swap', dos bancos centrales acuerdan el intercambio de sus divisas, lo que permite obtener liquidez en moneda extranjera del banco central que la emite, con el objetivo de satisfacer la demanda de los bancos nacionales.

En concreto, el banco central de Rumanía podrá acceder hasta a 4.500 millones de euros, mientras que el de Hungría tendrá acceso a 4.000 millones. El banco de Macedonia podrá pedir prestados hasta 2.000 millones de euros; el de Serbia, hasta 1.000 millones; los de Macedonia del Norte y Albania, hasta 400 millones cada uno; y el de San Marino, hasta un máximo de 100 millones.

"El objetivo de estas líneas de liquidez en euros es atajar posibles necesidades de euros en países de fuera de la eurozona en caso de disfuncionalidades del mercado por la pandemia del Covid-19", ha explicado el BCE.