Economía/Finanzas.- El BCE endurecerá su postura sobre la exposición soberana de los bancos para impulsar el crédito

Actualizado 17/12/2013 22:39:43 CET

FRANCFORT (ALEMANIA), 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Banco Central Europeo (BCE) pretende estimular la concesión de préstamos de los bancos a empresas y hogares mediante la adopción de una postura más estricta respecto a las carteras de deuda soberana de las entidades, que podrían verse obligadas a provisionar capital frente a potenciales riesgos derivados de esta exposición, según ha indicado a 'Financial Times' el economista jefe del BCE, Peter Praet.

En este sentido, el alto representante del instituto emisor de la eurozona apunta que si los bonos soberanos fueran tratados "de acuerdo con el riesgo que representan para el capital de los bancos", entonces las entidades serían menos proclives a utilizar la liquidez obtenida a través del BCE a comprar aún más deuda soberana.

De este modo, la institución presidida por Mario Draghi tratará de aprovechar los próximos exámenes a la banca europea para llevar a cabo este cambio, que podría venir acompañado de nuevas inyecciones de liquidez.

En este sentido, Praet señala que si este examen a la banca implicara el riesgo de asfixiar la concesión de préstamos a los hogares y empresas el BCE podría proporcionar a las entidades una nueva ronda de préstamos baratos.

El BCE, que a finales de 2014 se convertirá en el supervisor del sector bancario a nivel europeo, llevará a cabo previamente un examen de la situación del sector en el que participarán 128 entidades y que consistirá en un análisis de la calidad de los activos bancarios, así como en pruebas de estrés.

En este sentido, el instituto emisor pretende garantizar el máximo rigor de estas pruebas para ganar la credibilidad de los mercados sin desatar el pánico en los mercados financieros, lo que podría retraer aún más el crédito a las pymes, lo que lastra la recuperación de la zona euro.

El economista belga de origen alemán, responsable de las previsiones macroeconómicas del BCE, dice que, a pesar de que las condiciones crediticias se mantienen "bastante normales" para esta fase de la recuperación, existe el riesgo de que los test de estrés conlleven una mayor contracción del crédito.

De este modo, Praet subraya que la política monetaria será usada "sin vacilación" si los datos del BCE constataran que los bancos continúan reduciendo sus préstamos ante lo que el banco central garantizaría que cualquier medida de liquidez se destine a la economía real.

"Quizás, paradojicamente, unos test de estrés y un análisis sobre la calidad de los activos riguroso ayude a la política monetaria", señala Praet.