Economía/Finanzas.- Bulgaria bloquea la firma de un Acuerdo de Asociación con Montenegro por la ortografía del 'euro'

Actualizado 12/10/2007 19:50:37 CET

BRUSELAS, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

Bulgaria bloquea la firma de un Acuerdo de Asociación y Estabilización con Montenegro, primer paso para a adhesión a la Unión Europea, por discrepancias con sus socios comunitarios sobre la ortografía de la palabra 'euro' en el alfabeto cirílico. La firma del Acuerdo estaba prevista para el próximo lunes en Luxemburgo, pero fuentes de la presidencia portuguesa aseguraron que no invitarán a la delegación montenegrina si antes no se ha resuelto esta cuestión.

Los búlgaros insisten en que el nombre de la moneda única en la traducción al cirílico del acuerdo con Montenegro debe ser 'evro' y no 'euro', y alegan que así se reconoció en su Tratado de Adhesión. Sin embargo, la legislación comunitaria obliga a escribir el euro igual y con las mismas letras en toda la UE, y sobre todo el Banco Central Europeo (BCE) exige que se cumpla esta regla y ya se enfrentó en el pasado a otros países como Letonia o Eslovenia por modificar la ortografía.

El comisario de Ampliación, Olli Rehn, se declaró "muy preocupado" por el posible bloqueo a la firma del Acuerdo con Montenegro y consideró "lamentable" que Bulgaria utilice a Montenegro como rehén para una cuestión que no tiene ninguna relación con este Acuerdo, por muy importante que sea a nivel nacional, según explico su portavoz, Krisztina Nagy. Rehn señaló que este problema pone en riesgo la "credibilidad" de la política europea de estabilización en los Balcanes.

Por su parte, fuentes próximas al comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, señalaron que éste en ningún momento pretende "uniformizar la ortografía o la gramática de todas las lenguas" y que mantiene una postura "flexible" sobre esta cuestión.

El problema de la ortografía búlgara del 'euro' es también uno de los obstáculos pendientes para la aprobación del nuevo Tratado de Reforma de la UE en la cumbre de líderes europeos que se celebrará los días 18 y 19 de octubre en Lisboa. Bulgaria amenaza con vetarlo si no se admiten sus demandas.