Economía/Finanzas.- La SEC examinará el papel de las agencias de calificación en la crisis 'subprime'

Actualizado 07/09/2007 20:17:25 CET

NUEVA YORK, 7 Sep. (EP/AP) -

Los reguladores federales están examinado el papel desempeñado por las agencias de calificación crediticia en la crisis del mercado hipotecario.

Los críticos con las tres mayores agencias de 'ratings', Standard & Poor's, Moody's Investors Service y Fitch Ratings, afirman que éstas no advirtieron adecuadamente a los inversores del riesgo de los valores respaldados por hipotecas, y señalan que las agencias también son vulnerables por el conflicto de intereses que supone recibir ingresos por parte de las compañías cuya deuda deben calificar.

La Comisión Reguladora del Mercado estadounidense (SEC por sus siglas en inglés) "ha iniciado un examen de las políticas y procedimientos de las agencias de calificación '', dijo el portavoz del organismo, John Nester.

Este estudio también examinará el significado de los 'ratings', así como los posibles conflictos de intereses de las agencias que dan consejo sobre emisores de deuda hipotecaria y entidades concesionarias de préstamos hipotecarios.

Las agencias de calificación crediticia, cuyas valoraciones son empleadas por los inversores para valorar el mayor o menor riesgo de los valores respaldados por deuda hipotecaria, están bajo la supervisión d ela SEC desde el pasado año.

Las compañías están siendo objeto de investigación en Europa, donde las autoridades llevarán a cabo sus propias consultas.

S&P RECHAZA QUE LAS AGENCIAS SEAN RESPONSABLES DE LAS TURBULENCIAS.

Standard & Poors (S&P) rechazó ayer que las agencias de calificación sean responsables de las turbulencias del mercado, unas acusaciones que, en opinión de S&P, reflejan "tanto incomprensión de la labor realizada por las agencias de rating como una imagen distorsionada del comportamiento crediticio de los valores garantizados por hipotecas residenciales".

La vicepresidente de Credit Market Services de S&P, Vickie Tillman, indicó en un comunicado que se trata de un "juicio precipitado" por parte de "algunos" y explica que estos "comentarios recientes" no han tenido en cuenta varias aspectos, entre ellos que las últimas rebajas de rating realizadas por S&P sólo afectaron al 1% de los 564 millones de dólares en valores garantizados en hipotecas residenciales y 'subprime'.

"Los rating constituyen simplemente una herramienta para que los inversores puedan evaluar riesgos y diferenciar la calidad crediticia", destacó.

Respecto a las críticas recibidas desde algunos sectores por ofrecer un servicio pagado por las entidades que califican, Tillman defendió la independencia y la profesionalidad de S&P y aseguró que mantienen "una separación entre las actividades analíticas y comerciales asociadas a cualquier rating para garantizar la independencia de nuestras opiniones", y que estructuran la retribución de los analistas para que no influyan los honorarios que perciben de las compañías que analizan.