Publicado 13/05/2020 19:31

Guindos (BCE) recuerda que el MEDE fue clave en la recuperación de España en la última crisis

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE - Arne Dedert/dpa - Archivo

España se verá más afectada por la crisis, pero cuenta con ventajas para la recuperación

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, quien ocupó el Ministerio de Economía y Competitividad entre finales de 2011 y 2018, ha recordado que el préstamo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para el saneamiento del sistema financiero español fue uno de los pilares fundamentales que permitió a la economía española crecer más que la media durante los últimos años, por lo que ha subrayado la importancia de valorar con perspectiva esta opción.

"Todo hay que ponerlo en perspectiva, aunque yo en estos momentos no soy nadie para dar ninguna recomendación", ha apuntado Guindos durante su intervención en una conferencia organizada por Esade Alumni, donde ha señalado que el rescate del sistema bancario español en 2012 a través de una línea de crédito del MEDE de 100.000 millones de euros, de los que finalmente se usaron 40.000 millones, evitó el rescate completo de España.

"Yo tuve que pedir una línea de crédito de 100.000 millones de euros al MEDE, de los que finalmente se usaron 40.000 millones (...). Lo que se hizo fue sanear el sector financiero, reestructurarlo, y España a partir de 2013 empezó a crecer más que la media europea y así ha sido hasta 2019", ha apuntado el vicepresidente del BCE.

"Aquel rescate bancario fue uno de los pilares sobre los que se basó una recuperación mucho más intensa de la economía española respecto de la media de la zona euro, mientras que otros países que no hicieron esa reestructuración han estado mucho más tiempo sin crecer", ha recordado Guindos, quien ha descartado su regreso a la política nacional tras su paso por el Ministerio de Economía.

"Las cosas siempre hay que ponerlas en perspectiva de cómo utilizas esa financiación y si esa financiación lo que te permite en ultima instancia es tener una mejor estructura económica, financiera, y a la vez eso te da seis o siete años de crecimiento por encima de la media. Todo hay que ponerlo en perspectiva", ha apuntado.

EL GASTO PÚBLICO ES LA ÚNICA RECETA.

Por otro lado, el vicepresidente del BCE ha defendido que en estos momentos el sector publico tiene que gastar, ya que el sector privado, las empresas y familias, se enfrenta a una situación para la que no estaba preparado en la que sus ingresos se van a reducir "tremendamente", por lo que el sector público debe entrar a cubrir ese hueco de manera temporal.

"La referencia clave es que sea temporal y que se vaya acompasando a la vuelta a la normalidad", ha asegurado Guindos, para quien, a pesar del efecto colateral de un aumento sustancial de la deuda pública, "no hay alternativa".

"La alternativa de no gastar sería peor desde el punto de vista económico, empresarial... tiene contraindicaciones a medio plazo, pero a corto plazo el sector publico debe rellenar ese hueco y cuando vayamos de vuelta a la normalidad retirarse", ha opinado.

En este sentido, el banquero central prevé que la deuda pública sobre el PIB aumentará en unos 15 o 20 puntos, señalando que cuando regrese cierta normalidad también aumentará la recaudación, se pagarán más impuestos y habrá menos prestaciones para reducir el deficit. "En qué gastas y no gastas también afecta a cómo creces", ha añadido.

ESPAÑA TIENE VENTAJAS.

En el caso de la economía española, el vicepresidente del BCE ha destacado que España venía de estar creciendo más que la media en 2019, aunque su estructura productiva es muy sensible a las medidas de confinamiento, que afectan al sector servicios o el turismo, por lo que puede caer algo más que las economías europeas.

Sin embargo, el banquero central ha destacado que la economía española tiene ventajas. "Es una economía competitiva y lo sigue siendo, nuestro sistema financiero está más saneado tras la reestructuración que se hizo", ha apuntado.

De este modo, Guindos ha considerado fundamental que la política económica se centre en salvar el máximo de tejido empresarial posible, utilizando instrumentos como las garantías publicas para que la liquidez del BCE se traslade a través de los bancos a la actividad económica real, así como aliviando en lo posible la estructura de costes ante la caída brutal de ingresos de las empresas.

Asimismo, el representante del BCE ha apuntado que, ante un fuerte aumento del desempleo es importante que la red social funcione para que nadie se quede sin renta mientas la economía permanece hibernada.

RESPUESTA PANEUROPEA.

Por otro lado, el vicepresidente del BCE ha expresado su confianza en que se irá produciendo "una convergencia" en las políticas nacionales de apoyo ante la crisis provocada por la pandemia, a pesar de que las posiciones de partida de los países sean diferentes, aunque ha subrayado que una respuesta paneuropea sería fundamental para lograr un campo de juego nivelado.

"Vamos a ir viendo como los países desde el punto de vista de las políticas fiscales nacionales van convergiendo (...) Una respuesta paneropea permitiría igualar estas respuestas", ha afirmado Guindos, quien se ha mostrado partidario de crear un fondo europeo "cuya financiación de alguna forma sea común y que las ayudas a los países no sean en forma de deuda, sino de transferencias no reembolsables".

Asimismo, ha defendido la actuacion del BCE, que está permitiendo que no haya fragmentación en el mercado de deuda pública, puesto que eso se trasladaría inmediatamente al resto de mercados e inhabilitaria la política monetaria.

Más información