Publicado 15/06/2020 11:15:39 +02:00CET

Oliu (Sabadell) pide sustituir la limitación de la actividad por reportar responsabilidades ante la pandemia

Presidente de Sabadell, Josep Oliu, en Cumbre Empresarial CEOE
Presidente de Sabadell, Josep Oliu, en Cumbre Empresarial CEOE - EUROPA PRESS

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, pide a las autoridades españolas y europeas acabar con las incertidumbres ante el fenómeno global de la crisis del coronavirus, sustituyendo reglas de limitación de actividad por las de reportar responsabilidades y educación de la población.

Así lo ha indicado Oliu durante su intervención en la cumbre empresarial organizada por CEOE, que ha iniciado este lunes una serie de encuentros en los que participarán líderes de diferentes sectores y que se prolongará hasta el próximo 24 de junio.

Para el primer ejecutivo de Banco Sabadell, la respuesta de las autoridades ha sido "correcta y progresiva". "La colaboración ha sido fundamental para no romper la cadena de pagos y que se minimizaran los impactos", ha dicho.

En este nuevo contexto, el país necesita un marco de actuación "estable y previsible en todos lo niveles" que permita relanzar la actividad productiva.

A su vez, ha asegurado que una de las grandes lecciones de la pandemia ha sido que la colaboración entre lo público y lo privado, lo público y la banca, y la banca y las empresas, ha dado frutos "absolutamente positivos".

Oliu ha explicado que las entidades financieras están centradas ahora en apoyar a las empresas financieramente sólidas, bien porque tienen una estructura sólida, cuentan con capacidad de innovación o forman parte de lo que se considera la sociedad del futuro.

De este modo, la banca está centrada en ayudar a los sectores especialmente tocados como el ocio, el turismo, la cultura, el transporte, el comercio minorista o el automóvil. "Estos sectores quizá tienen que buscar nuevas fórmulas mediante las cuales puedan estar en plena normalidad cuanto antes", ha precisado.

"Hoy tenemos el reto de movilizar al sistema productivo, estamos en una etapa de salida hacia la normalización que requiere de gran esfuerzo de mentalización, de movilización de la población y de las empresas para mirar hacia el futuro y alcanzar un objetivo común, que es el de creación de empleo y definición de nuevos modelos de negocio", ha señalado.

En opinión de Oliu, el reto entre las pequeñas empresas es conseguir que no tiren la toalla y que se hagan viables, mediante la transformación y la apuesta por la digitalización.

En el caso de las medianas y grandes empresas son esenciales las medidas de mayor calado, como aportaciones de capital o estructuras híbridas que permitan mejorar su posición, así como mecanismos de colaboración público-privado.

Igualmente, ha hecho alusión a la gestión de la temporalidad de las ayudas. "No debemos perder de vista que muchas ayudas medidas que hemos puesto en marcha se circunscriben en el marco de la temporalidad y que no sería bueno que se enquistasen", ha apostillado.

"Ayudar a las empresas no es algo malo, es ayudar al empleo y la mejor forma de apoyar a la sostenibilidad y equidad de nuestras cuentas publicas", ha asegurado Oliu, aunque ha advertido de que todas las medidas requieren de un análisis económico sobre costes y beneficios.