Publicado 27/05/2020 13:28

La pandemia exige a la banca acelerar los ajustes que ya eran necesarios antes de la crisis, según Guindos

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE - Arne Dedert/dpa - Archivo

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 27 May. (EUROPA PRESS) -

Los bancos europeos han visto agravado por la pandemia de Covid-19 el problema de rentabilidad que venían arrastrando estos años, lo que hace necesario intensificar y acelerar la implementación de medidas para reducir el exceso de capacidad y reducir costes, medidas que ya hacían falta en el sector antes del estallido de la crisis, según ha señalado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos.

En este sentido, a pesar de que los bancos europeos han entrado en la actual crisis con más solvencia y liquidez que en la anterior, arrastran un persistente problema de rentabilidad, lo que conlleva valoraciones muy reducidas de la banca.

"Los descuentos de hasta el 70% del valor en libros o incluso del 90% en algunos casos, reflejan las expectativas de rentabilidad", ha indicado el exministro español durante su intervención en una sesión telemática organizada por la Cámara de España. "Tenemos un problema agravado de rentabilidad (...) hay que acelerar e intensificar medidas que ya eran necesarias antes de la crisis".

"Por capital y liquidez la banca europea puede resistir este 'shock', aunque habrá un empeoramiento adicional de la rentabilidad, desde el 6% al 2,5% y eso se refleja en su valoración en los mercados", ha apuntado.

De este modo, el vicepresidente del BCE ha reiterado la necesidad de que la banca acometa medidas para eliminar el exceso de capacidad y reducir sus costes, así como para avanzar en la consolidación del sector.

En cualquier caso, el banquero central ha señalado que el factor básico será la fase de recuperación, ya que "cuanto más se aproxime esta a una 'V' será mejor para los bancos", mientras que si la recuperación se retrasa, el impacto sobre las cuentas de la banca y su solvencia será superior.

Tal y como había adelantado este miércoles la presidenta del BCE, Christine Lagarde, el vicepresidente del organismo ha apuntado que las proyecciones de la entidad apuntan a una contracción del PIB de la eurozona de entre el 8% y el 12% en 2020, empeorando así el rango estimado por la institución, que el próximo 4 de junio hará públicas sus nuevas previsiones macroeconómicas.

"El factor clave es cómo se va a comportar la economía en el segundo semestre y en 2021, ahí tienen mucho que ver la política economica, fiscal y monetaria, así como la evolución de la pandemia", ha advertido.

En este sentido, Guindos ha defendido que la política monetaria "ha hecho su parte" y que la política fiscal desde el punto de vista nacional ttambién ha hecho gran parte de su trabajo y lo que queda es la política fiscal desde el punto de vista europeo. "Nos hace falta un plan de recuperación ambicioso", ha subrayado el banquero central, expresando su confianza en que dicho plan dé más peso a las subvenciones que los préstamos.

Más información