Publicado 19/01/2021 11:45CET

El responsable de regulación de BBVA aboga por políticas anticíclicas que no acentúen una crisis abrupta

Sede de BBVA en Madrid, edificio La Vela.
Sede de BBVA en Madrid, edificio La Vela. - BBVA - Archivo

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El responsable del área de regulación de BBVA, Santiago Fernández de Lis, considera que un tema central en los debates futuros será cómo hacer frente a crisis globales abruptas e imposibles de anticipar, evitando que se reaccione de manera procíclica acentuando la recesión.

En su opinión, es necesario el diseño de políticas más anticíclicas y que se adapten de forma automática a un cambio súbito del entorno económico. "Este será uno de los retos que deberán abordar los reguladores", ha apostillado.

En esta línea, Fernández de Lis ha explicado que la pandemia y la salida de la crisis seguirán jugando un papel importante en 2021 para el desarrollo del marco regulatorio.

Muchas de las medidas implementadas hasta ahora, como las moratorias o la prórroga de los préstamos ICO, han permitido "ganar un tiempo precioso". Ahora, considera que es vital emplearlo en buscar medidas que ayuden a las empresas viables y en abordar reformas de calado, como la de la regulación de insolvencia.

El responsable del área de regulación de BBVA también confía en que los temas anteriores a la crisis del Covid-19 empezarán a retomar sus calendarios. Así, confía en que la implementación europea de Basilea III se acelerará en la primera mitad del año, reformando así el marco prudencial.

La Comisión ha lanzado una pre-consulta para reformar el marco de gestión de crisis, aprendiendo de casos recientes como el de Banco Popular o los bancos del Véneto, que aborda debates como el del marco de resolución de bancos medianos y dar un papel mayor a los fondos de garantía de depósitos en las fases más tempranas de la resolución.

También considera que se debería de empezar a ver avances adicionales hacia la Unión Bancaria, especialmente sobre el fondo de depósitos común europeo. Por su parte, los temas de finanzas sostenibles "siguen su ascenso imparable", incorporándose decididamente en los marcos supervisores y prudenciales de las entidades financieras.

LA BANCA NECESITA MÁS ESPACIO PARA PODER AYUDAR

Para Fernánde de Lis, la regulación bancaria pos-Covid será clave para la recuperación económica. "Cuanto más espacio se dé a los bancos para poder apoyar a sus economías, más rápida y más sólida será la recuperación", ha apostillado.

El marco regulatorio común, por ejemplo, fue el primer pilar de la Unión Bancaria a la que los países se comprometieron. "Los avances en ese campo han sido mayúsculos, pero aún queda mucho por avanzar", ha dicho.

En este sentido, se ha referido a la homogeneización de las normativas de insolvencia nacionales, que es un problema en el que se lleva trabajando desde hace tiempo, pero por su importancia en los marcos nacionales es muy difícil avanzar rápidamente. La Comisión está abordando este asunto a partir de su plan de acción sobre NPLs. "Debemos seguir apoyándolo", ha aseverado.

LAS IMPLICACIONES DE UN EURO DIGITAL

En otro orden de cosas, el directivo de BBVA también ha hecho alusión al euro digital, un proyecto del Banco Central Europeo (BCE) que considera clave a medio plazo. "El enfoque del BCE es muy pragmático, orientado a soluciones de colaboración público-privada, evitando las opciones que planteen una disrupción innecesaria de la intermediación financiera", ha dicho.

Según ha relatado, el alcance de este proyecto va más allá de la regulación, con implicaciones importantes para la política monetaria, los sistemas de pagos y el modelo de sistema financiero.

"Es un debate que tendrá implicaciones profundas sobre el papel de los bancos en la intermediación financiera. Por ese motivo, desde BBVA lo venimos siguiendo con especial atención y lo seguiremos haciendo en el futuro", ha remarcado.

Para leer más