Actualizado 18/12/2008 14:37 CET

Congreso CC.OO.- Agustín Moreno, líder de los críticos, abandona la dirección de CC.OO. después de 30 años

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder del sector crítico de CC.OO., Agustín Moreno, anunció hoy ante los 1.001 delegados que asisten al IX Congreso Confederal del sindicato que ha decidido abandonar la Comisión Ejecutiva de CC.OO., órgano de dirección en el que llevaba 30 años.

Moreno, que entró en la Ejecutiva de CC.OO. en 1978, año en el que se celebró el I Congreso de la central, afirmó que se va "satisfecho y contento, sin cuentas que ajustar con nadie", y explicó que deja la dirección de CC.OO. para irse donde ha estado en los últimos 12 años, al instituto madrileño 'Salvador Allende', donde imparte clases de geografía e historia.

"Me hubiera querido ir antes, pero uno no se va cuando quiere, sino cuando puede, y no se va porque se lo pidan", manifestó el dirigente del sector crítico, que hace cuatro años le disputó la Secretaría General a José María Fidalgo, obteniendo el 29,9% de los votos, frente al 59% de los de Fidalgo.

Durante su intervención, Moreno avanzó que no apoyará el informe general presentado en este Congreso por Fidalgo, al que acusó de desarrollar una política sindical "inclinada a la derecha" y de haber dirigido el sindicato desde una visión "hipercentralista" del Estado y desde la exclusión.

El líder del sector crítico subrayó además que en una organización "voluntaria" como CC.OO. no tiene lógica que haya una dirección y una oposición, y que la mitad del sindicato esté enfrentada a la otra mitad. "Este sindicato lleva demasiados años volando torcido", lamentó.

EL PROFESOR QUE SE VOLVIÓ CRÍTICO.

Agustín Moreno es un dirigente histórico de CC.OO.,que inició su andadura en el sindicato en 1972. Su trayectoria dentro del sindicato va unida a los nombres de Marcelino Camacho, historia viva de las Comisiones Obreras, y de Antonio Gutiérrez.

Licenciado en Historia y maestro industrial, Moreno, nacido en 1951, casado y con dos hijos, fue procesado en tres ocasiones durante el franquismo por su militancia sindical. Durante casi dos décadas, desde 1978 a 1996, Moreno fue secretario de Acción Sindical de la confederación.

Su nombre sonó para suceder a Marcelino cuando éste se retiró en 1987, pero él rechazó el cargo. En la 'pelea' también estaban Antonio Gutiérrez y Julián Ariza, pero la partida la ganó Gutiérrez.

Bajo la batuta de éste, Moreno siguió ocupando la Secretaría de Acción Sindical, pero las desavenencias con la dirección le hicieron salir del cargo en 1996. Así nació el sector crítico de CC.OO., que históricamente ha representado más del 20% de la organización.

En el año 2000, Gutiérrez abandona la Secretaría General y vuelve a haber varios candidatos al cargo. El mejor posicionado es Ignacio Fernández Toxo, el hombre del metal de CC.OO. y candidato a la Secretaría General en el actual Congreso, que se celebra estos días en Madrid. Sin embargo, Antonio Gutiérrez optó por un candidato de consenso, de nombre José María Fidalgo.

Los delegados asistentes al VII Congreso dieron a Fidalgo un apoyo del 71,7%, entre el que no se encontraba el del sector crítico de Moreno. Durante cuatro años, de 2000 a 2004, Moreno y los suyos expresaron su rechazo a muchos de los acuerdos firmados por CC.OO. con el Gobierno, la CEOE y UGT y se quejaron de que la dirección que comandaba Fidalgo les excluía.

Hasta tal punto llegó su desencanto con la dirección confederal, que en 2004 Moreno decide plantarle cara a Fidalgo y se presenta como candidato a la Secretaría General, siendo la primera vez en la historia del sindicato en la que dos personas optaban a este cargo: Fidalgo, que iba a por su segundo mandato, y Moreno, 'el de los críticos'.

La balanza se inclinó a favor de Fidalgo, que obtuvo el 59% de los votos de los delegados asistentes al VIII Congreso, mientras que Moreno concitó casi el 30% de los apoyos. De 2004 a 2008, durante el segundo mandato de Fidalgo, los críticos siguieron reprobando las decisiones tomadas por la dirección y la falta de pluralidad y democracia interna, con tres corrientes que pervivían en la organización sin que hubiera síntomas de su integración: la mayoritaria de Fidalgo, la de los críticos de Moreno y la encabezada por Rodolfo Benito, que fue secretario de Organización y Comunicación de CC.OO. entre 2000 y 2002, año en el que fue cesado de sus cargos.

Con esas fracturas internas todavía abiertas y por la necesidad de que el sindicato dé un giro a la izquierda, los críticos de Moreno tomaron la decisión de apoyar la candidatura de Toxo en el actual Congreso, frente a la encabezada por Fidalgo, que de ser reelegido mañana, comandará CC.OO. en lo que será su tercer y último mandato.

Toxo, el rival de Fidalgo por la Secretaría General, ha declarado que si gana el Congreso, integrará a las minorías, dándoles espacio en la dirección del sindicato e incluso con responsabilidades concretas. Pero no podrá contar con Agustín Moreno, que después de 30 años en la dirección de las Comisiones Obreras y de muchos desencuentros ha dicho que lo deja.