Actualizado 10/06/2021 11:36 CET

El coste por hora trabajada modera su crecimiento al 2,4% hasta marzo y suma 11 trimestres de alzas

Evolución interanual del coste por hora trabajada en España (INE)
Evolución interanual del coste por hora trabajada en España (INE) - EPDATA

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El coste por hora trabajada aumentó un 2,4% en el primer trimestre respecto al mismo periodo de 2020, moderando en ocho décimas su crecimiento respecto al trimestre anterior, según los datos provisionales del Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con el repunte del periodo enero y marzo, el coste laboral encadena once trimestres de alzas interanuales.

Por componentes, el coste salarial se incrementó un 1,8% en relación al primer trimestre de 2020, con lo que suma ocho trimestres en positivo, en tanto que los otros costes repuntaron un 4%. El coste laboral, excluyendo pagos extraordinarios y atrasos, creció un 2,4% interanual en el primer trimestre del año.

Eliminando los efectos estacionales y de calendario, el coste laboral por hora trabajada avanzó un 2,2% en el primer trimestre de 2021 en relación al mismo periodo de 2020, en contraste con el crecimiento anual del 3,5% que experimentó en el trimestre anterior.

Con este repunte, se encadenan 15 trimestres de tasas positivas en la serie corregida.

En tasa trimestral (primer trimestre de 2021 sobre cuarto trimestre de 2020), el coste laboral por hora trabajada aumentó un 0,2% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario, frente al avance trimestral del 1,4% en el último cuarto de 2020. Por componentes, el coste salarial subió un 0,4% en el trimestre, mientras que los otros costes retrocedieron un 0,1%.

Sin tener en cuenta los ajustes estacionales y de calendario, el coste laboral se desplomó un 9,8% entre enero y marzo debido, fundamentalmente, al menor peso de los pagos extraordinarios en relación al cuarto trimestre de 2020.

LA HOSTELERÍA RECORTA LOS SALARIOS UN 2,1%

Las secciones que registraron los mayores incrementos anuales del coste laboral en el primer trimestre fueron el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (+16,7%), las industrias extractivas (+13,4%) e información y comunicaciones (+5,7%).

Por su parte, las variaciones interanuales más bajas se dieron en actividades inmobiliarias (-6,3%), seguido de transporte y almacenamiento (+0,2%) y educación (+0,5%).

Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, las actividades donde más aumentaron los costes laborales en el primer trimestre en relación al mismo periodo de 2020 fueron las industrias extractivas (+11,5%), el suministro de energía (+10,9%) y las actividades administrativas (+4,5%).

Las tasas anuales más bajas del coste laboral en la serie corregida las experimentaron actividades inmobiliarias (-5,9%), transporte y almacenamiento (+0,1%) y educación (+0,3%).

En cuanto al coste salarial, el suministro de energía fue la que registró el mayor repunte interanual, un 19,1%, seguidas de las industrias extractivas (+17,6%) y de información y comunicaciones (+6%).

Por contra, dos actividades recortaron sus salarios respecto al primer trimestre de 2020: las actividades inmobiliarias, con un descenso del 7,9%, y la hostelería, con una caída del 2,1%.

Según explica el INE, la evolución de las distintas secciones de actividad refleja el grado de afectación de la situación derivada de la pandemia y de las medidas puestas en marcha para su contención.

La hostelería continúa siendo la sección de actividad más afectada por la situación. El descenso del coste salarial en este sector ha sido superior al del número de horas trabajadas en el cuarto trimestre, dando como resultado una disminución salarial del 2,1% respecto al mismo trimestre de 2020. Por su parte, el pago de parte de las cotizaciones sociales e incapacidades laborales, junto a la bajada de las horas trabajadas, provocan que los otros costes presenten un crecimiento anual del 15,6%.

Las secciones que en su mayor parte incluyen actividades consideradas esenciales, como el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado, suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, información y comunicaciones, actividades financieras y de seguros, Administración Pública, educación y sanidad, se han visto poco afectadas por la situación actual, según Estadística.

El resto de secciones comprenden combinaciones de actividades económicas que dan lugar a distintos niveles de afectación. Las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento y los otros servicios se encuentran entre las más afectadas, mientras que la industria manufacturera, la construcción, las actividades profesionales, científicas y técnicas y las actividades administrativas y servicios auxiliares han tenido una menor repercusión.

Contador

Para leer más