Actualizado 23/05/2012 22:57 CET

PP y CiU buscan precisar la reforma laboral ante su aprobación definitiva en el Congreso

Fátima Báñez En El Congreso
EUROPA PRESS

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular y Convergència i Unió (CiU) en el Congreso han apurado las últimas horas antes de la celebración de la Comisión parlamentaria de Empleo para terminar de precisar el texto de la reforma laboral, que será aprobada de forma definitiva este jueves antes de ser enviada a la Cámara alta para que entren en vigor los cambios incorporados.

Para dar tiempo a esos acuerdos, el Grupo Popular renunció hace un par de semanas a incorporar a la Ponencia del proyecto de ley la mitad de sus enmiendas, con el objetivo de conseguir transaccionar los textos con otros grupos o incluso acordar modificaciones planteadas por la propia oposición. "Se incorporarán cambios propuestos por prácticamente todas las formaciones", indicaron fuentes 'populares' a Europa Press.

Por ejemplo, el PP no introdujo directamente al texto su propuesta para que las faltas al trabajo por sufrir una enfermedad grave o cáncer no sean consideradas absentismo y, por tanto, no puedan ser sancionadas con despido. CiU también había presentado una enmienda en este sentido, pidiendo que además de las enfermedades graves y el cáncer se incluyera entre las excepciones a los casos crónicos.

Los 'populares' tampoco incorporaron sus iniciativas para precisar que los despidos serán objetivos cuando la caída sostenida se produzca en los ingresos ordinarios, para poder encadenar contratos de formación si son para obtener cualificaciones diferentes, o para exigir a los empresarios la devolución de las bonificaciones si no mantienen en plantilla a los trabajadores que les permitieron acceder a ellas.

Sin embargo, sí están ya incorporadas otras precisiones planteadas por los 'populares' por vía de enmiendas parciales, como las pactadas con UPyD para fomentar la contratación de víctimas de terrorismo o de violencia de género, o las que permiten renegociar los convenios en cualquier momento de su vigencia.

RECLAMARÁN ANTE EL CONSTITUCIONAL

Así las cosas, los grupos parlamentarios han negociado a lo largo de toda la semana otros cambios que se puedan introducir en el texto, aunque desde el Gobierno han insistido en diferentes ocasiones que no se tocará el eje central de la reforma.

El mantenimiento de los artículos más polémicos conllevará la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional (TC) por parte de Izquierda Unida, que se sumará al que ya han anunciado los sindicatos UGT y CC.OO. Además, los socialistas también optarán por esta vía si no consiguen cambiar algunos aspectos de la reforma laboral que, a su juicio, conculcan derechos recogidos en la Carta Magna.

El último debate en el Congreso de la reforma laboral coincidirá con la participación de los secretarios generales de los sindicatos, Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (CC.OO.) en una manifestación contra la reforma, que estará precedida por la entrega de una carta de rechazo tanto al presidente de la Cámara, Jesús Posada, como a los grupos parlamentarios.