Actualizado 28/01/2021 11:20 CET

La tasa de paro juvenil sube casi 10 puntos en 2020, hasta el 40,1%, con 109.600 jóvenes más en desempleo

El paro de larga duración se sitúa en máximos desde mediados de 2018 y los 'Ni-nis' alcanzan su mayor cifra desde 2016

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El número de jóvenes en paro menores de 25 años subió en 109.600 personas en 2020, lo que supone un 23,7% más que en 2019, situándose la cifra total de jóvenes en situación de desempleo en 572.400 al finalizar el año pasado.

La tasa de paro juvenil se situó así en el 40,1% a cierre de 2020, tasa casi diez puntos superior a la del ejercicio anterior (30,5%), pero tres décimas inferior a la del tercer trimestre de 2020, cuando el desempleo de los jóvenes menores de 25 años se situó en el 40,4%.

Si se compara la tasa de paro de los menores de 25 años de cierre de 2020 con la registrada al finalizar otros ejercicios, la de 2020 es la más elevada desde el año 2016 (42,9%).

En el último trimestre de 2020, el número de jóvenes en paro descendió en 50.000 desempleados, lo que supone un 8% menos que en el trimestre anterior, con descensos de 30.900 personas entre los jóvenes de 20 a 24 años (-6,5%) y de 19.100 entre los de 16 a 19 años (-12,7%).

Por contra, el paro subió en el último trimestre de 2020 entre los mayores de 55 años, con 30.100 desempleados más (+5,9%) y en el grupo de 25 a 54 años, que sumó 16.800 parados más (+0,6%).

En el conjunto de 2020, el paro de los jóvenes de 20 a 24 años aumentó en 93.200 desempleados (+26,8%) y subió en 16.400 personas (+14,3%) entre los jóvenes de 16 a 19 años. Entre los mayores de 55 años, el paro aumentó el año pasado en 31.100 personas (+6%), mientras que entre los de 25 a 54 años se disparó en 387.100 desempleados (+17,4%).

Por su parte, el número de activos menores de 25 años disminuyó en 90.400 personas en 2020 (-6%), según datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

LOS JÓVENES PERDIERON 200.000 EMPLEOS EN 2020

De los 3,71 millones de parados contabilizados en España al finalizar el año en el que se declaró la pandemia del Covid, el 15,4% son jóvenes menores de 25 años y el 38,1% son parados de larga duración (más de un año en el desempleo).

El número de parados de larga duración aumentó en 197.700 personas en 2020, un 16,1% respecto a 2019, hasta situarse en 1.420.800 personas, la cifra más alta desde el segundo trimestre de 2018. En el último trimestre de 2020, los parados de larga duración se incrementaron en 172.500 personas (+13,8%).

Analizando el descenso de la ocupación de 2020 por franjas de edad, el mayor retroceso en términos absolutos fue para el grupo de 35 a 39 años, colectivo que perdió 217.500 empleos, con una caída del 8,3% respecto a 2019. Los de 40 a 44 años perdieron 142.300 puestos de trabajo el año pasado, un 4,5%. De este modo, casi seis de cada diez empleos destruidos en 2020 (el 57,8%) fueron ocupados por trabajadores de 35 a 44 años.

Entre los jóvenes de 20 a 24 años se destruyeron 140.500 empleos en 2020 (-15,5%) y los de 16 a 19 años perdieron 59.600 puestos de trabajo, registrando el mayor descenso anual en porcentaje de todos los grupos de edad (-40,7%). En el último trimestre de 2020 ambas franjas de edad destruyeron empleo: 31.500 empleos menos para jóvenes de 20 a 24 años (-26,5%) y 31.100 empleos menos para los de 16 a 19 años (-3,9%).

Los únicos grupos que ganaron puestos de trabajo en 2020 fueron los trabajadores de 55 y más años, con 166.100 ocupados más (+4,6%), y las personas de entre 45 a 49 años, donde el empleo aumentó en 9.100 puestos (+0,3%).

CASI 1,1 MILLONES DE NI-NIS

Según Estadística, al finalizar 2020 había 1.097.100 jóvenes de 16 a 29 años que ni estudian ni trabajan ('Ni-nis'), 114.200 más de los que había a cierre de 2019 y la mayor cifra desde el cuarto trimestre de 2016.

Por su parte, el número de jóvenes de 16 a 29 años que sí estudian y trabajan, conocidos como 'Si-sis', se situó al acabar el año pasado en 695.400, lo que supone 38.800 menos que un año antes.

Para leer más