El crecimiento de la actividad privada en la zona euro se frena a mínimos desde 2014

Publicado 04/01/2019 12:02:36CET
REUTERS - Archivo

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El crecimiento de la actividad del sector privado de la zona euro se ralentizó en diciembre a mínimos desde finales de 2014, según refleja el dato compuesto del Índice de Gerentes de Compras (PMI), que bajó a 51,1 puntos desde los 52,7 del mes anterior, lo que sugiere una tasa de crecimiento del PIB del 0,3% en el último trimestre de 2018.

"Los datos son consistentes con un aumento del PIB de la zona euro de apenas un 0,3% en el cuarto trimestre", indicó Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, señalando que la reducción de la presión de los precios, que alcanzó su tasa más baja de más de un año, debería proporcionar un respiro para que el Banco Central Europeo revise la dirección de su política monetaria.

En concreto, en el último mes de 2018 el crecimiento de la actividad del sector manufacturero de la zona euro se moderó a 51,4 puntos desde los 51,8 de noviembre, mientras que el dato del sector servicios bajó a 51,2 puntos, frente a los 53,4 del mes anterior.

Entre las principales economías de la eurozona, Francia, lastrada por el impacto de las protestas de los 'chalecos amarillos', registró su peor dato en 49 meses, con 48,7 puntos, lectura que implica una caída de la actividad.

Por su parte, Alemania, con un PMI compuesto de 51,6 puntos, despidió 2018 con el peor dato de actividad en 66 meses, mientras Italia abandonó el terreno contractivo, con una lectura de 50 puntos. De este modo, España, con 53,4 puntos, volvió a destacar como la gran economía del euro con un crecimiento más sólido de la actividad privada, a pesar de que el dato de diciembre fue el más débil de los tres últimos meses.

"Es importante destacar que, puesto que las expectativas de la actividad total cayeron hasta su nivel más bajo en más de cuatro años, las empresas no anticipan ninguna reactivación inminente en la demanda", añadió Williamson en relación a la incertidumbre respecto de las guerras comerciales, al 'Brexit', la situación política, la volatilidad de los mercados financieros y a un crecimiento económico mundial más lento.