Actualizado 13/03/2012 14:19 CET

Denuncian a China en la OMC por restringir exportaciones de materias primas

BRUSELAS, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Unión Europea se ha unido a Japón y Estados Unidos para denunciar ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) las restricciones que China impone a la exportación de varias materias primas, entre ellos el tungsteno y molibdeno; meses después de ganar un caso similar también contra China por trabas al comercio de materias como el zinc y el magnesio, que se utilizan para fabricar artículos de uso diario pero también productos tecnológicos.

   "Las restricciones de China sobre tierras raras y otros productos violan las reglas internacionales de comercio y deben suprimirse. Estas medidas dañan a nuestros productores y consumidores en la Unión Europea y en todo el mundo, incluidos los fabricantes de alta tecnología pionera y dispositivos 'ecológicos'", ha criticado en un comunicado el comisario de Comercio, Karel de Gucht.

   Bruselas lamenta que pese al primer fallo de la OMC favorable a la Unión Europea y a otros socios internacionales, Beijing no atienda a retirar las restricciones "ni ha enviado ninguna señal" que haga pensar que va a modificar su sistema comercial. "No nos deja más elección que denunciar el régimen de exportaciones de China para garantizar el libre acceso de nuestras empresas a estos materiales", ha explicado De Gucht.

   La industria europea lleva años denunciando las restricciones a la exportación que aplica China para materias primas como fluorita, bauxita, coque, magnesio, manganeso, silicio metálico, carburo de silicio, zinc y fósforo amarillo a través de cuotas de exportación, aranceles a la exportación y precios de exportación mínimos. Algunas de estas materias no se encuentran en ninguna otra parte del mundo.

   El Ejecutivo comunitario cree que estas acciones suponen una distorsión del mercado para favorecer a la industria del país asiático y va en perjuicio de los intereses de los consumidores y empresas europeas.

   Bruselas confía en que las consultas en el seno de la OMC sirvan para dar con una solución satisfactoria para ambas partes.