Actualizado 23/07/2012 21:06 CET

Economía/PGE.- El Congreso votará mañana el techo de gasto para 2013, que subirá un 9,2% por los intereses de la deuda

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Congreso de los Diputados votará mañana el techo de gasto que servirá de base para elevar los Presupuestos del año que viene, con un incremento del 9,2%, hasta los 126.792 millones, por el aumento de los gastos en intereses de deuda y la mayor aportación a la Seguridad Social.

Para fijar el techo de gasto, Hacienda ha partido de una previsión de ingresos de 124.045 millones y un objetivo de déficit de 40.778 millones de euros (164.823 millones), a lo que hay que restar unos ajustes de contabilidad nacional de 2.717 millones y 35.314 millones de gasto por transferencias a las comunidades autónomas.

Al excluir la partida destinada al pago de intereses de la deuda (9.114 millones) y la de la Seguridad Social (6.683 millones) el limite de gasto no financiero se quedaría en 73.255 millones, con una reducción del 6,6%, cifra que supondría el margen real de maniobra del Gobierno central para desarrollar sus políticas.

El techo de gasto es el primer paso para la elaboración de las cuentas anuales del Estado, pero este año será la primera vez que también marque el rumbo de las cuentas de las comunidades autónomas, que tendrán que trabajar con esa cifra para fijar sus propios límites de gasto y cumplir así la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El límite fijado por el Gobierno contempla una reducción del gasto de los Ministerios en línea con el aplicado en 2012. Así, su presupuesto será de 31.057 millones en 2013, un 12,2% menos, una vez excluidas las obligaciones de ejercicios anteriores y aportaciones a los Servicios Públicos de Empleo (SPEE) y la Seguridad Social.

La mayoría absoluta del Partido Popular garantiza la aprobación del techo de gasto en la Cámara Baja, a pesar de que el Gobierno se ha quedado solo en las últimas votaciones, como en la del decreto de medidas contra el déficit que se aprobó el pasado jueves.

Una vez que reciba el visto bueno del Congreso, el techo de gasto será enviado al Senado, donde previsiblemente será también aprobado y, por tanto, convalidado, lo que permitirá al Gobierno empezar a elaborar las cuentas de 2013.

LAS CC.AA. VOLVERÁN AL SUPERÁVIT EN 2015.

España ha logrado un margen adicional para reducir el déficit desde el lunes 9 de julio, cuando el Eurogrupo aprobó una relajación del calendario de ajuste fiscal. Los nuevos objetivos de déficit son el 6,3% en 2012, el 4,5% en 2013 y el 2,8% en 2014.

Como contrapartida a esta flexibilización, el Gobierno tiene que elaborar este año por primera vez las cuentas con carácter bienal, por lo que también ha presentado la senda de estabilidad presupuestaria para el periodo 2013-2015, en el que la Seguridad Social y los ayuntamientos tendrán que tener un déficit cero.

Así el objetivo de déficit de las administraciones públicas será del 4,5% del PIB en 2013. En el caso del Estado será del 3,8% y del 0,7% en el de las comunidades autónomas.

Para 2014, el límite déficit del conjunto de las administraciones será del 2,8% del PIB, que en términos desagregados se traducirá en un límite para el Estado del 2,7% y para las comunidades autónomas del 0,1%.

Por último, el Gobierno prevé un saldo negativo del conjunto de las cuentas públicas del 1,9% en 2015, por la aportación negativa del Estado, que tendrá una desviación del 2,1%, frente al superávit de las comunidades autónomas del 0,2%.

Lo más leído

  1. 1

    La hija de una víctima de ETA censura a Abascal por "utilizar" a su padre: "No voy a permitir que manches su nombre"

  2. 2

    Sergio Ramos muestra, por descuido, la funda de su teléfono móvil y ¡nos encanta!

  3. 3

    Limitadas en toda Galicia las reuniones a cinco personas y en Santiago solo a convivientes

  4. 4

    El Gobierno de Francia demanda al portal de noticias Mediapart por su cobertura del caso del profesor decapitado

  5. 5

    Ana María Aldón, disgustada, anuncia que recurrirá la sentencia que le obliga a pagar 4.800 euros a Emilio Salinas