Economía/Vivienda.- El stock de viviendas sin vender alcanzará el millón de unidades en el primer trimestre, según IPE

Actualizado 16/01/2008 15:53:13 CET

El precio de la vivienda crecerá por debajo del 2% en 2008 pese a que los costes de construcción aumentarán un 8,5%

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El stock de viviendas nuevas pendientes de venta en manos de los promotores será de 500.000 inmuebles en el primer trimestre de 2008, a los que se sumarán otras tantas procedentes del mercado de segunda mano, con lo que alrededor de 1.000.000 viviendas estarán a la espera de encontrar un comprador en el mes de marzo.

El director del área de investigación del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), José Antonio Pérez, puso estas cifras sobre la mesa durante la presentación de un informe de tendencia de precios del mercado inmobiliario en 2008.

Pérez indicó que este stock revela una caída en el ritmo de ventas del 50%, ya que supone aproximadamente la mitad de las más de 1,8 millones de viviendas transaccionadas a lo largo de 2007, que ya supusieron una caída del 5,1% respecto a 2006.

Con todo, desde IPE se asegura este excedente podrá ser absorbido por la demanda a lo largo de 2008, siempre que no se consoliden los actuales niveles de paro, que llevan varios meses por encima de los dos millones de desempleados, y se mejoren las condiciones financieras de acceso a la vivienda.

LA CLAVE ESTÁ EN LAS CONDICIONES FINANCIERAS.

Según Pérez, el mensaje lanzado ayer desde la Oficina Económica del Gobierno sobre un descenso de la demanda hasta las 500.000 viviendas en 2008 no es acertado, ya que, apuntó, "la demanda latente está ahí" esperando a poder acceder una vivienda, como demuestran, en su opinión, las abarrotadas listas de espera para la obtención de una vivienda de protección. El problema, prosiguió, es que esta demanda "quiere y no puede", por lo que necesita una mejora en las condiciones de accesibilidad.

En esta situación, Pérez consideró que de nada servirán las rebajas de precio en el mercado de la vivienda, ya que crearán una expectativa de futuras caídas mayores. Por el contrario, será necesario que los agentes de venta desarrollen líneas de marketing financiero para permitir el acceso de la demanda potencial a las viviendas y aliviar, al mismo tiempo, el actual stock de viviendas.

MIENTRAS TANTO, LOS PRECIOS SIGUEN DESACELERÁNDOSE.

En este escenario de viviendas a la espera de ser compradas por una demanda que no puede adquirirlas, los precios se mantienen en la tendencia a la desaceleración. Sin embargo, los promotores, lejos de ver compensado este recorte de beneficios por el lado de los costes de construcción, verán incrementados estos gastos más de cuatro veces por encima de los precios de venta.

Así, el IPE prevé un incremento de los precios de la vivienda del 1,92% en 2008, lo que supondría una caída real de precios al situarse por debajo de los niveles esperados de IPC para este años. Más aún, desde el Instituto se constatan ya descensos en los precios de la vivienda de segunda mano.

"El mercado inmobiliario está marcando un momento de estabilidad en sus precios", por lo que, "para quien pueda comprar", es un buen momento para hacerlo, señaló Pérez para referirse a continuación a la evolución de los costes de construcción, sobre los que dijo que "seguirán subiendo por la propia evolución del IPC y la propia competitividad en el mercado".

Concretamente, los encuestados en el estudio realizado por IPE esperan un incremento de estos costes de un 8,58% durante este año, al absorber las subidas en el coste de la mano de obra y ante las expectativas generalizadas de que los tipos de interés volverán a experimentar subidas.

En el caso del precio del suelo, se prevé un descenso de los precios, de hasta un 5,33%, motivado por la necesidad de muchos promotores de vender parte de sus carteras para obtener liquidez.

Por el contrario, aquellos que no tengan problemas de liquidez mantendrá el suelo al precio actual y lo verán revalorizado una vez se agoten los cinturones urbanos y se vuelva a sentir la demanda de suelo.

20.000 MILLONES ADICIONALES PARA INFRAESTRUCTURAS.

Por otro lado, Pérez consideró, en relación a las declaraciones vertidas de la Oficina Económica de Moncloa, que es "demasiado tarde" para reconocer los problemas en términos de paro que generará la desaceleración de la construcción, y precisó que debía haberse puesto en marcha una "terapia en el camino", en forma de alternativas desde el sector público.

En su opinión, muchos agentes del sector privado están dispuesto a desarrollar infraestructuras públicas, por lo que "si se hubieran puesto 20.000 millones de euros en inversión directa en proyectos adicionales en 2007 no hubiera habido problemas de trasvase (de trabajadores de un sector a otro)".

En cualquier caso, precisó que España tiene un "potencial inmobiliario enorme", ya que "queda aún por ocupar un 98% del suelo", y, ante esta superficie disponible, aseguró que queda mucho turismo por venir a España y muchos servicios por desarrollar.

Por último, Pérez lanzó una advertencia. Según dijo, cada euro que se deja de invertir en el sector inmobiliario tiene un efecto divisor entre ocho en el resto de los sectores, por lo que una reducción del 10% en la actividad de la construcción paralizará la economía, salvo que otros sectores "tiren" de ella, algo que hoy por hoy no se ve claro desde IPE.