La elección de Boris Johnson incrementa el riesgo de un 'Brexit' sin acuerdo, según Moody's

Actualizado 23/07/2019 17:52:58 CET
Tory leadership race in England
Tory leadership race in England - Victoria Jones/PA Wire/dpa

Moody's, S&P y otros analistas creen que un 'Brexit' sin acuerdo es un riesgo, pero no supone el escenario central

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La elección de Boris Johnson como nuevo líder del Partido Conservador y nuevo primer ministro del Reino Unido eleva la probabilidad de una retirada sin acuerdo de la Unión Europea (UE), aunque el consenso de analistas subraya que esta opción sigue careciendo de apoyos suficientes en el Parlamento británico y considera probable que la fecha de salida vuelva a ser aplazada más allá del próximo 31 de octubre.

En este sentido, la agencia Moody's advierte de que la hipótesis de un 'Brexit' caótico, en caso de materializarse, tendría "significativos efectos negativos" en la solvencia del Reino Unido, añadiendo que el prolongado periodo de incertidumbre ya resulta negativo al frenar la inversión a largo plazo, la expansión comercial y las decisiones de contratación.

"Con la elección de Johnson como líder conservador y primer ministro, la probabilidad de un compromiso sostenible parece ser menor que antes", apunta Moody's en referencia a la intención declarada del líder 'tory' de que el Reino Unido abandone la UE el próximo 31 de octubre, independientemente de que la UE acepte o no revisar el acuerdo actual. "Consideramos que esto aumenta el riesgo de un Brexit sin acuerdo que sigue siendo el resultado legal predeterminado, si no se acuerda una alternativa por el Parlamento", añade la agencia.

Desde S&P Global, por su parte, se hace hincapié en que, a pesar del compromiso de Boris Johnson de abandonar la UE el próximo 31 de octubre, "aún falta por ver si el Parlamento permite una retirada sin acuerdo".

A este respecto, los analistas de la agencia advierten de que, después de la pausa de las vacaciones estivales, existe un tiempo limitado para negociar con la UE, que ha mostrado escasa predisposición para reabrir el acuerdo pactado con Theresa May, por lo que, con el objetivo de evitar un 'Brexit duro', consideran que Reino Unido buscará un nuevo aplazamiento.

Asimismo, David Page, economista senior de Axa Investment Managers, subraya que la elección de Johnson era un resultado ampliamente descontado por el mercado y expresa su convicción de que "la saga 'Brexit' persistirá más allá del 31 de octubre", ante una mayor posibilidad de que el líder conservador busque más tiempo para negociar con la UE o el Parlamento acabe forzando un retraso.

"Ambas opciones incluyen la posibilidad de que el Reino Unido amplíe el calendario para permitir un proceso democrático, probablemente una convocatoria electoral o incluso un segundo referéndum", añade Page, para quien un 'Brexit' sin acuerdo "es ciertamente un riesgo", aunque no supone el escenario central.

LA ARITMÉTICA PARLAMENTARIA EN CONTRA.

En este sentido, Azad Zangana, economista jefe europeo de Schroders, reconoce cierto sentido en que Johnson utilice la amenaza del 'Brexit duro' como estrategia de negociación, pero señala el "defecto fatal" de que las matemáticas parlamentarias no han cambiado, y el nuevo primer ministro no tiene los apoyos suficientes para jugar esta baza.

"Dada la escasa probabilidad de una renegociación satisfactoria, el resultado más probable antes de la fecha límite del 'Brexit' es, por tanto, otro retraso", afirma Zangana, para quien la promesa radical de Johnson durante su campaña "simplemente carece de credibilidad".

No obstante, los analistas de Moody's apuntan lo improbable, desde la perspectiva de la UE, de facilitar una nueva prórroga del 'Brexit' sin que exista un claro apoyo a la implementación de una alternativa a la retirada sin acuerdo.

La Cámara de Comercio Británica en España, por su lado, ha expresado su confianza en que el nuevo primer primer ministro actúe con responsabilidad y "tenga en cuenta los intereses económicos y comerciales, avanzando en la negociación y evitando un 'no-deal' para no poner en peligro las relaciones comerciales entre el país británico y España".

En este sentido, el organismo confía en que el nuevo Gobierno sea capaz de lograr construir una relación comercial y de inversión con la UE y España a largo plazo que salvaguarde los intereses de las empresas con negocio a ambos lados.

"Hay mucho en juego y ni un minuto que perder para evitar un 'Brexit sin acuerdo, que sería dañino para economía y el empleo tanto en España y Reino Unido", advierte la Cámara.

Para leer más