Escolano, el segundo ministro más breve de la democracia española con apenas tres meses al frente de Economía

El nuevo ministro de Economía, Román Escolano, en el pleno del Congreso
Europa Press - Archivo
Actualizado 01/06/2018 15:40:39 CET

Contrasta con Montoro, uno de los ministros más duraderos

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Pedro Sánchez, nuevo presidente del Gobierno

La histórica jornada de la moción de censura, en imágenes y vídeos

REACCIONES TRAS LA ELECCIÓN DE PEDRO SÁNCHEZ COMO PRESIDENTE

El hasta ahora ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano, ha sido el segundo ministro que menos tiempo ha durado como encargado de una cartera ministerial en toda la democracia española al permanecer en el puesto menos de tres meses como consecuencia de la aprobación de la moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno de Mariano Rajoy.

Con apenas 85 días de mandato al frente de Economía, Escolano es el segundo ministro más breve de la democracia española, solo por detrás del exministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, José Luis García Ferrero, que fue nombrado por Leopoldo Calvo-Sotelo y ejerció la mayor parte de su mandato en funciones durante 81 días, entre el 13 de septiembre de 1981 y el 2 de diciembre de ese mismo año.

El casi 'récord' de poca duración de Escolano como ministro contrasta con el de su compañero en el Consejo de Ministros, Cristóbal Montoro, hasta ahora el ministro de Hacienda y Función Pública, cargo que ya había desempeñado entre los años 2000 y 2004 con el Gobierno de José María Aznar, y desde el año 2011 bajo el Ejecutivo de Mariano Rajoy, lo que le convierte en el ministro que más tiempo se ha encargado de las funciones de la cartera de Hacienda.

El nombramiento de Escolano, exvicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), fue publicado en el BOE el 8 de marzo y ese mismo día juró su cargo ante el Rey Felipe VI como nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad, en sustitución de Luis de Guindos, tras su elección para la Vicepresidencia del BCE, cuyo mandato iniciará precisamente este mismo viernes.

Un día más tarde, el pasado 9 de marzo, Escolano tomó posesión y marcó como prioridades de su departamento la estabilidad presupuestaria, la continuidad de las reformas y la apertura al exterior, así como un impulso a la internacionalización de las empresas españolas y a la integración de España en la Unión Europea.

Escolano es una persona cercana a De Guindos, ya que con él como ministro fue designado presidente del ICO entre 2012 y 2014 y fue el propio exministro el que propuso su nombramiento como vicepresidente del BEI en 2014. Además, ha trabajado con los gobiernos del PP de José María Aznar y de Mariano Rajoy.

Tras su elección, Escolano asumió la cartera en un momento en el que la economía cerró 2017 con un crecimiento del 3,1% del PIB y una creación de más de 600.000 puestos de trabajo, tras haber sorteado el impacto de la crisis política en Cataluña. Escolano abandona ahora el Ministerio de Economía con una previsión de crecimiento del 2,7% para 2018 y una creación de empleo de más de 430.000 puestos de trabajo.

A pesar de que no le ha dado poco tiempo de poder llevar acabo reformas estructurales de calado y nuevas normas, Escolano ha cerrado el nombramiento del nuevo gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, antes de su marcha.

En estos casi tres meses al frente del Ministerio de Economía Escolano ha mantenido encuentros con varios dirigentes internacionales, como el ministro de Finanzas de Portugal y presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, y ha asistido a encuentros del G-20 y del Ecofin.

Además, presentó el nuevo cuadro macroeconómico que mejoró las previsiones económicas del Gobierno al elevarlas al 2,7% este año y pronosticar la creación de 475.000 empleos este año, que cerrará con una tasa de paro del 15%. Para 2019 augura un alza del 2,4% y del 2,3% para los dos siguientes ejercicios.

Al Consejo de Ministros ha llevado también en este tiempo la remisión a las Cortes del proyecto de ley de distribución de seguros y reaseguros privados o el anteproyecto de ley de servicios de pago, entre otros.