Actualizado 23/07/2020 18:12 CET

La Eurocámara pide que se corrijan los recortes para aprobar el presupuesto pactado por los líderes

Imagen de archivo de la Eurocámara.
Imagen de archivo de la Eurocámara. - PARLAMENTO EUROPEO - Archivo

BRUSELAS, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Parlamento Europeo ha avisado este jueves de que no dará su visto bueno al presupuesto de la UE para los próximos siete años acordado esta semana por los jefes de Estado y de Gobierno si no se revierten los recortes que contempla para investigación, Erasmus o migración y control de fronteras y se añade un calendario preciso sobre la introducción de nuevos impuestos comunitarios.
 
   Los eurodiputados han aprobado con 465 votos a favor, 150 en contra y 67 abstenciones una resolución pactada previamente por el Partido Popular Europeo (PPE), el grupo Socialistas y Demócratas (S&D), los liberales de Renovar Europa, Los Verdes e Izquierda Unitaria Europea (GUE).
 
   En ella, los eurodiputados remarca que no aceptan el Marco Financiero Plurianual (MFF) para el periodo 2021-2027  tal y como ha sido pactado entre los líderes y están "preparados" para iniciar inmediatamente negociaciones constructivas".
 
   El Parlamento Europeo debe dar su visto bueno el marco presupuesto de la UE antes de que se pueda poner en marcha. Con respecto al fondo de recuperación, la Eurocámara puede modificar el funcionamiento y las cifras de cada programa, pero no el tamaño global de 750.000 millones.
 
   "Hay muchos puntos que queremos criticar", ha dicho en el debate anterior a la votación el líder del PPE, Manfred Weber. "Sobre el presupuesto, creemos que no da respuestas a los desafíos de los próximos siete años, tiene que estar más centrado en el futuro", ha resumido, tras haber celebrado, en cualquier caso, el acuerdo en términos generales.
 
   El alemán ha criticado los "drásticos recortes" en sanidad, algo "increíble en una pandemia", la rebaja en la dotación para el programa europeo de investigación, Horizonte o la reducción del dinero europeo que se destinará migración y gestión de fronteras. "Europa no es un cajero para los presupuestos nacionales", ha reivindicado.
 
   En la misma línea y en nombre de S&D, la eurodiputada del PSOE Iratxe García, ha señalado que, aunque el acuerdo "pasará a los anales de la construcción europea", su grupo no aceptará los recortes planteados y trabajará para aumentar la financiación de programas como Erasmus, Horizonte, LIFE o la ayuda al desarrollo.
 
   "La UE demuestra haber aprendido de los errores de la crisis de 2008. Ahora , las personas serán nuestra prioridad. Debemos concentrar nuestros esfuerzos en las transformaciones necesarias para una sociedad más verde, justa y digital", ha defendido.
 
CALENDARIO "PRECISO" DE NUEVOS IMPUESTOS EUROPEOS
 
   A juicio de líder de Renovar Europa, Dacian Ciolos, el presupuesto comunitario debe tener "recursos suficientes" para financiar "políticas de futuro". El rumano ha asegurado además que es necesario un calendario "muy preciso" sobre la introducción de nuevos impuestos europeos antes de que la UE empiece a devolver la deuda que contraiga para financiar el fondo de recuperación.
 
   Sobre esta cuestión, el texto aprobado este jueves subraya que la Eurocámara "tiene la intención de negociar un calendario legalmente vinculante" para la creación de nuevos recursos. Entre ellos, cita un impuesto al plástico, una reforma del sistema europeo de comercio de emisiones, un gravamen a la entrada de carbón al bloque, impuesto a las multinacionales digitales y a las transacciones financieras y una base común del impuesto de sociedades.
 
   Para el copresidente de Los Verdes, Philippe Lamberts, la propuesta original de la Comisión Europea ha sido "mutilada" a costa de "iniciativas comunes". El belga ha celebrado que se haya fijado el objetivo de dedicar el 30% de los fondos europeos en medidas para impulsar la transición climática, pero ha advertido de que sin un "mecanismo de ejecución y control realmente vinculante" los gobiernos solo harán "maquillaje" ecológico.
 
   A pesar de que su grupo apoya la resolución, el eurodiputado del GUE, Martin Schirdewan, ha declarado se "no tan entusiasta" como los otros grupos que también apoyan la resolución y ha afirmado que los líderes europeos "no han sido lo suficientemente ambiciosos" y se han impuesto los "egoísmos nacionales".
 
   El portavoz más crítico con el acuerdo han sido los del grupo Identidad y Democracia, Nicolas Bay, quien ha cargado contra la "deuda colosal" que contraerá la UE y ha reclamado que la crisis sanitaria no se convierta en "el nuevo pretexto para seguir construyendo la UE no solo contra los pueblos sino también contra sus intereses fundamentales. Su grupo y el de los Conservadores y Reformistas Europeos son los únicos que no apoyan la resolución que esta tarde aprobará la Eurocámara.
 
EURODIPUTADOS ESPAÑOLES
 
   Por parte de los eurodiputados españoles, la socialista Eider Gardiazábal, ha subrayado el acuerdo "histórico" de los líderes para el fondo de recuperación, pero ha añadido que "se han equivocado" con respecto al presupuesto comunitario, que "no es suficiente". A su juicio, es necesario fortalecer el marco presupuestario porque apoyar a la industria, seguir investigando enfermedades como el cáncer e impulsar la formación de parados son retos que "siguen ahí".
 
   También ha destacado la popular Rosa Estaràs que el acuerdo sobre el plan de reconstrucción es "postivo" y "un paso adelante", pero ha criticado que el presupuesto "no es satisfactorio" porque incluye "recortes injustificados e injustificables". Ha puesto el acento en el tajo a los fondos agrícolas y ha argumentado que el campo "no puede ser el pago" de la negociación tras su "ejemplar conducta" durante la pandemia.
 
   "Europa ha hecho su trabajo y ahora todos los países deben hacer el suyo. Algunos están celebrado como si hubieran ganado un Mundial, pero queda trabajo por hacer", ha enfatizado el eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano, quien ha defendido que ahora "es el momento del rigor, el compromiso y la responsabilidad".
 
   Ha intervenido también el eurodiputado de JxCat Carles Puigdemont, quien a pesar de considera que el acuerdo ha sido "positivo", ha lamentado que los estados "recibirán mucho dinero sin la obligación de corregir el trato que tienen hacia las minorías nacionales".

Para leer más