Actualizado 03/10/2007 21:54 CET

Gescartera.- Los responsables sacaron 10 millones en efectivo de una sucursal de 'La Caixa' antes de la intervención

El tribunal finalizó la ronda de interrogatorios a los 14 acusados, el juicio se reanudará el lunes con la comparecencia de los testigos

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director de la sucursal de 'La Caixa' de Majadahonda (Madrid), Miguel Carlos Prats, afirmó hoy durante el interrogatorio como imputado en el juicio del 'caso Gsecartera' que los responsables de la agencia de valores extrajeron alrededor de 10 millones de euros en efectivo de dicha sucursal entre abril de 1999 y el 14 de junio de 2001, fecha en la que tuvo lugar la intervención de la CNMV.

Prats explicó que los apoderados de la entidad, José María Ruiz de la Serna y Francisco Javier Sierra de la Flor, eran las personas que libraban los cheques que posteriormente un 'chófer' o un "mensajero" recogían en efectivo en la sucursal. El acusado atribuyó a Ruiz de la Serna la retirada de 2,4 millones de euros y a Sierra de la Flor los 7,6 restantes, y negó conocer que el dinero salía de los fondos de los clientes de Gescartera.

El director de la sucursal de 'La Caixa' está imputado por un presunto delito de colaboración por apropiación indebida y la Fiscalía pide para él tres años de cárcel por el escándalo de Gescartera descubierto en 2001 y que afectó a 4.000 inversores por un desajuste patrimonial que alcanzó los 52 millones de euros.

El saldo medio de las cuentas de Gescartera depositadas en la entidad rondaba 1,8 millones de euros, y a través de ellas se produjeron movimientos de dinero -sumando cargos más abonos- de alrededor de 445 millones de pesetas (2,6 millones de euros), explicó a preguntas del fiscal, Vicente González Mota. Prats explicó que "tenían la idea" de que Gescartera movía a través de esta sucursal de 'La Caixa' entre el 6% y el 7% de su "potencial".

CERTIFICADO FALSO.

El acusado negó haber participado en la falsificación del extracto de cuenta, con sello y papel de 'La Caixa', con el que se justificó ante la CNMV un saldo total de 24 millones de euros atribuido a una lista de clientes en la cuenta de Gescartera depositada en la entidad bajo el nombre de 'Clientes Liquidación Internacional'. "Es una buena imitación", apuntó Prats.

Este documento, junto con un certificado de tres cheques presentados por Camacho en 'La Caixa' por valor de 24 millones de euros de una cuenta sin fondos y el certificado correspondiente a la cuenta 'Clientes Liquidación Internacional', ambos reales y expedidos por Prats y el subdirector de la sucursal, también imputado, José Alfonso Castro Mayoral, sirvieron a Gescartera para sortear la inspección de la CNMV de 1999 y seguir funcionando dos años más.

Prats relató ante la sala su relación con Camacho y explicó que el 4 de noviembre de 1999 se presentó en la oficina con tres cheques por valor de 24 millones de euros para depositarlos en la caja fuerte de entidad con la finalidad, según le dijo, de traer a España una sicav creada en Luxemburgo en la que se ingresaría dicha cantidad de forma "inminente". Ese mismo día se abrió la cuenta 'Clientes Liquidación Internacional' y se le entregó a Camacho el justificante de ingreso en caja.

"Quedé a la espera de órdenes de Camacho", explicó. En marzo de 2001 los empleados de la sucursal empezaron a detectar la llegada de talones con cargo a las cuentas de Gescartera y la ausencia de fondos. Prats acudió a reunirse con Camacho, quien le dijo que ya estaban constituidos como agencia de valores y que "esperara". Un mes después tuvieron las "primeras noticias" de la CNMV, organismo al que entregaron los supuestos cheques con los fondos de los clientes de Gescartera.

Con la declaración de Prats, el tribunal de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dió por finalizada la ronda de interrogatorios a los 14 acusados por el 'caso Gescartera', que ha durado dos semanas. La primera estuvo dedicada a las cuestiones previas.

A partir del próximo lunes, comenzarán a declarar los 82 testigos solicitados por la Fiscalía y posteriormente los de las partes. Entre ellos se encuentra la ex presidenta de la CNMV, Pilar Valiente, así como otros ex altos cargos de la CNMV, como el ex presidente de la CNMV entre 1996 y 2000, Juan Fernández Armesto, y el antiguo director de supervisión del organismo supervisor, Ramiro Martínez Pardo del Valle.