El IEE pide reducir la deuda, pero advierte de que subir impuestos puede restar medio punto del PIB al año

Publicado 04/12/2019 12:31:16CET
Iñigo Fernández de Mesa y Gregorio Izquierdo, del IEE.
Iñigo Fernández de Mesa y Gregorio Izquierdo, del IEE. - INSTITUTO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS - Archivo

España agota sus recursos para financiar el gasto público el 9 de diciembre, 'Día de la deuda'

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) avisa de que una ratio de deuda pública superior al 90% del PIB merma entre uno y dos puntos de PIB a largo plazo, por lo que pide "ortodoxia" fiscal y acometer una reducción a través de la contención del gasto público y sin subir impuestos, ya que una mayor presión fiscal afecta al crecimiento económico y puede restar anualmente un 0,5% del PIB (hasta dos puntos en cuatro años). También fija en el 9 de diciembre el 'Día de la deuda' en 2018 para España, fecha a partir del cual agota sus recursos fiscales para financiar el gato público.

Durante la presentación de un informe sobre la deuda pública en España y sus implicaciones sobre la política económica, el presidente del IEE, Íñigo Fernández de Mesa, ha alertado de que el elevado nivel de endeudamiento en España, que se sitúa en el 97,7% del PIB, resta recursos, al destinarse el 6% de los ingresos presupuestarios a dicha partida; afecta al crecimiento económico no lineal y tiene efectos negativos a partir de un 90% del PIB.

"Estamos preocupados por la política del Gobierno si es tendente a aumentar la deuda pública", ha indicado Fernández de Mesa, quien ha dicho confiar en que el futuro Ejecutivo "no vaya por ese camino" de aumentar impuestos, especialmente tras haberse mostrado la ministra de Economía, Nadia Calviño, "muy comprometida" con mantener el programa de consolidación fiscal.

Fernández de Mesa ha subrayado la necesidad de recuperar la ortodoxia económica, ya que la deuda pública "drena el crecimiento", para lo que ha abogado por su reducción a través de una mayor eficiencia y contención del gasto, puesto que si se opta por la vía de subir impuestos, "se acaba generando más deuda pública porque afecta al crecimiento".

"Aplazar la necesidad de cuadrar las cuentas supone posponer el problema a costa de tener un problema más grave en el futuro", han advertido en el IEE respecto a la cuestión intergeneracional que también conlleva la deuda.

Además, Fernández de Mesa y el director general del IEE, Gregorio Izquierdo, han avisado de que, aunque a corto plazo la deuda puede suponer un estímulo positivo para el crecimiento, solo es posible si los niveles de partida son bajos. De hecho, un nivel superior al 90% del PIB está asociado a un menor crecimiento económico de entre uno y dos puntos porcentuales a largo plazo, según varios estudios recogidos por el informe.

En este sentido, el informe concluye que un elevado grado de apalancamiento por parte del sector público vuelve a la economía más vulnerable ante 'shocks' adversos, reduce el margen para acometer una respuesta de política fiscal contracíclica y aumenta la incertidumbre sobre el pago de la deuda, con lo que puede desplazar al sector privado del acceso a financiación y modificar el comportamiento de los agentes económicos si anticipan futuras subidas de impuestos.

CONTENER EL GASTO Y NO SUBIR IMPUESTOS

Según el IEE, el efecto multiplicador del aumento de los impuestos es mucho mayor que el de la reducción del gasto, puesto que a medida que el nivel de impuestos es mayor, los efectos sobre el crecimiento y la inversión de subidas adicionales de dichos impuestos son aún más negativos.

En concreto, estima que un incremento de un punto de la presión fiscal tiene un efecto negativo de en torno al 0,5% del PIB en el primer año y acumulado del 2% a los cuatro años, al tiempo que conlleva un impacto aún mayor en la inversión privada, del 1% el año en curso y acumulado del 4% a los cuatro ejercicios.

Por ello, Fernández de Mesa ha rechazado una subida de impuestos y en su lugar ha remarcado que en el momento actual del ciclo económico correspondería acometer una bajada de impuestos, especialmente a las empresas. El informe apunta que los impuestos que tienen un mayor efecto negativo sobre el crecimiento son el Impuesto sobre Sociedades, los relativos a las rentas de capital, sobre las rentas del trabajo y las contribuciones a la Seguridad Social, mientras que los menos distorsionantes son los tributos indirectos sobre los bienes y los servicios (IVA).

Por el contrario, estima que la contención del gasto tiene un efecto casi nulo en el PIB en el año que se aplica y ligeramente negativo en el siguiente, pero "prácticamente nulo" a partir del segundo, al tiempo que el impacto sobre la inversión privada es del 0,5% el año en curso y del 1% en el siguiente, volviéndose "ligeramente positivos y crecientes" a partir del tercer ejercicio.

En esta línea, Fernández de Mesa e Izquierdo han aludido a un estudio de la OCDE sobre la eficiencia en 36 países en el que concluye que, en media, hay un margen de mejora del 33% del gasto, si bien en España superaría el 40% entre los años 2013 y 2017.

REFORMAS ANTE EL "VELO MONETARIO"

El presidente del IEE ha insistido en la importancia de acometer ajustes porque "el velo monetario no tiene que cubrir el problema de la deuda", después de que los Estados hayan quedado "anestesiados" a la hora de acometer reformas al confiarse por la política monetaria ultraexpansiva del BCE.

"Todo el mundo piensa que esta política monetaria va a mantenerse un tiempo, pero no debemos olvidar la necesidad de hacer deberes", ha incidido Izquierdo, quien ha explicado que el grueso del ajuste presupuestario se acometió antes de 2014, cuando era "más difícil", y a partir de entonces se ha reducido.

En su opinión, es "más urgente que nunca" recuperar los principios de ortodoxia económica con una senda "consistente y creíble" de sostenibilidad de la deuda, algo que "se tendría que haber hecho antes, pero sería peor hacerlo después", y que debe acompañarse de reformas que fomenten el crecimiento afrontando retos como el de la digitalización, la baja productividad o el envejecimiento.

9 DE DICIEMBRE, DÍA DE LA DEUDA

Por otra parte, el documento recoge la adaptación realizada por el IEE para España del informe sobre el estado de las cuentas públicas en los 28 países de la Unión Europea, que realiza anualmente el Institut Économique Molinari y que fija en el 9 de diciembre la fecha en la que los ingresos públicos terminan de poder financiar el gasto público en España, y a partir de esta fecha el gasto debe financiarse vía déficit público, con el consiguiente aumento de la deuda.

El cálculo del 'Día de la deuda' para 2018, realizado con datos de Eurostat, muestra que el saldo presupuestario negativo más abultado de la UE fue registrado por Chipre (24 de noviembre), seguido por Rumanía (30 de noviembre) y España (9 de diciembre). Otros once países de la UE, a pesar de tener déficit, presentan un mejor cuadro presupuestario que España y los otros 14 consiguen un saldo presupuestario positivo. La medida del conjunto de administraciones públicas de la UE fija su 'Día de la deuda' en el 25 de diciembre, con lo que solo cubre con deuda seis días al año.