Inaugurado el tramo Lamadrid-Unquera, el penúltimo de la Autovía del Cantábrico en trazado cántabro

Actualizado 19/10/2001 23:34:07 CET

VALDALIGA (CANTABRIA), 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos, inauguró esta

tarde el tramo Lamadrid-Unquera de la Autovía del Cantábrico, con el

que desaparecerán las habituales retenciones en San Vicente de la

Barquera, y confirmó que la ejecución de las obras del tramo

Cabezón-Lamadrid "marchan dentro de las previsiones", por lo que, en

principio, el trazado cántabro de esta infraestructura quedará

completado y en servicio en la fecha prevista, abril de 2002.

En el acto inaugural, el titular del Ministerio de Fomento destacó

la importancia de la Autovía del Cantábrico para la "vertebración

territorial" de España y de la Cornisa Cantábrica, y subrayó que

desde 1996, son "ya" 33 los kilómetros de esta infraestructura

puestos en servicio, lo que ha supuesto una inversión de 32.000

millones de pesetas.

El tramo Lamadrid-Unquera, cuyas obras comenzaron en febrero de

1999 (32 meses), tiene una longitud de 15,5 kilómetros y ha supuesto

una inversión de 15.588,6 millones de pesetas (unos 1.000 millones

por kilómetro), más unos 2.000 millones de expropiaciones. En su

origen enlaza con el tramo contiguo Cabezón de la Sal-Lamadrid, de

13,6 kilómetros de longitud, cuyas obras están en ejecución con un

presupuesto de 15.157,2 millones de pesetas y un plazo de

finalización previsto para abril de 2002.

El trazado discurre a través de los términos municipales de

Valdáliga, San Vicente de la Barquera y Val de San Vicente, e incluye

cuatro enlaces (Roiz, San Vicente de la Barquera, Pesues y Unquera),

así como 28 estructuras, lo que explica el elevado coste del tramo.

De éstas últimas, la más significativa es el viaducto de la ría de

Tina Menor, de 378 metros de longitud y un presupuesto de 1.400

millones de pesetas.

También se ha construído un viaducto sobre el río Escudo (final de

la ría de San Vicente de la Barquera), al que se suman el viaducto de

La Acebosa (208 metros), el puente sobre el río Gandarrilla (84

metros), el viaducto de Tina Mayor (120 metros), dos puentes en la

carretera de acceso a San Vicente de la Barquera, ochos pasos de

caminos o carreteras, nueve pasos inferiores y cuatro cruces con el

ferrocarril.

La autovía cuenta con dos calzadas de siete metros cada una,

separadas por una mediana de 11 metros de ancho, que prevé la futura

ampliación de esta autovía con un carril más en cada sentido de la

circulación.

Las zonas proyectadas con la pendiente máxima cuentan con carriles

adicionales para vehículos lentos y el firme lleva una capa de

rodadura drenante, dadas las características climatológicas de la

zona.

La ejecución de este tramo ha precisado una atención especial a

las medidas medioambientales, dado que buena parte de su trazado

discurre por el Parque Natural de Oyambre y su parte final conecta la

Autovía del Cantábrico con el Parque Natural de los Picos de Europa.

La inauguración del tramo con el correspondiente corte de cinta

tuvo lugar en el viaducto de Río Escudo y, a continuación,

autoridades y medios de comunicación recorrieron en autobús el

trazado, haciendo una parada en el viaducto de Tina Menor, donde el

presidente de Cantabria, José Joaquín Martínez Sieso, descubrió el

hito del punto kilométrico 270 de la Autovía del Cantábrico.

Al acto asistieron, entre otras autoridades, el delegado del

Gobierno, Alberto Cuartas; el vicepresidente del Gobierno y consejero

de Obras Públicas, Miguel Angel Revilla; y los presidentes del PP de

Cantabria, Gonzalo Piñeiro, y Asturias, Ovidio Sánchez; así como

diputados y senadores Populares, y los alcaldes de San Vicente de la

Barquera, Julián Vélez; Val de San Vicente, Roberto Escobedo (en

funciones); y Valdáliga, Calixto García.

Tras los actos inaugurales, Alvarez-Cascos expresó su

"satisfacción" por el cumplimiento e incluso adelanto de los plazos

fijados para la puesta en servicio de este tramo, que estaba prevista

a finales de este mes.

Por ello, felicitó a los responsables de las obras, tanto de la

Administración como de la empresa adjudicataria, y especialmente a

los ciudadanos de los municipios por los que pasa el trazado, dado

que dejarán de sufrir los "problemas de congestión" de tráfico y

podrán "recuperar la normalidad".

Por otro lado, destacó que el Ministerio de Fomento "además de

financiar las infraestructuras que están en marcha, está haciendo un

esfuerzo de ahorro económico y agilidad" para "ponerse al día" en el

pago de la "deuda histórica de expropiaciones", algo que definió como

una "política poco deseable de desfase en el pago".

Según indicó, Fomento espera comenzar el año 2002 con la "puesta a

cero" de dicha deuda. Por su parte, el presidente de Cantabria

agradeció al Ministerio de Fomento la "agilidad" que está imprimiendo

tanto a la autovía del Cantábrico como a la de la Meseta, y subrayó

que "estamos a meses de ver completada una gran obra" que constituye

"un factor de desarrollo de gran magnitud", mejora la calidad de vida

de los ciudadanos y ofrece a los ayuntamientos "nuevas oportunidades"

para atraer inversiones.

En la misma línea se pronunció el vicepresidente del Gobierno

regional, Miguel Angel Revilla, quien destacó que el tramo

Lamadrid-Unquera es una "obra definitiva e importantísima" y subrayó

que en el horizonte de la Semana Santa de 2002 "podremos circular por

estas carreteras sin los agobios y disgustos que hemos tenido que

padecer durante muchísimos años".

En su opinión, el tramo desde Unquera hasta Castro Urdiales es "el

mejor tramo de autovía de los que hay en servicio en este momento en

España".

Por su parte, el alcalde de San Vicente de la Barquera, Julián

Vélez, destacó por su parte que la puesta en servicio de este tramo

"supone algo más que deshacerse de los atascos", en referencia a la

incidencia del tráfico pesado en el municipio. "Supone un cambio

importante y positivo en todos los aspectos", subrayó el regidor,

quien descartó que la autovía pueda afectar negativamente al turismo.

Finalmente, el presidente del PP de Asturias subrayó que la

Autovía del Cantábrico, "retrasada durante tantísimos años", es "un

compromiso electoral del PP que se convirtió en compromiso de

Gobierno", y añadió que con estas inauguraciones, el presidente del

Principado, Vicente Alvarez Areces, y el consejero asturiano de

Infraestructuras, Juan Ramón García Secadas, "tendrán que ir

cambiando de discurso".