RSC.- La deforestación de los bosques en Paraguay aumenta con la complicidad de los indígenas

Actualizado 15/03/2007 15:32:11 CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La extracción de quebracho rojo de las comunidades indígenas es una nueva forma de deforestación que está sufriendo la selva de Paraguay, una práctica muy común ante la complicidad de los propios indígenas a los que las grandes compañías pagan por cortar y cargar la valiosa madera, a pesar de que la ley impide comercializar productos forestales.

La semana pasada, la Fiscalía General de Paraguay incautó un camión con 350 postes de quebracho rojo procedentes de la zona de Campo Loa para exportarlos a Uruguay. Asimismo, las autoridades paraguayas incautaron otro camión que transportaba quebracho rojo en las cercanías de la ciudad de Toledo.

En ambos casos, según recoge 'EcoPortal', el permiso para el traslado de mercancías estaba caducado y los datos no coincidían con la carga transportada.

Según las autoridades, "la exportación que realizan a Uruguay es legal, pero compran la materia prima de manera irregular a los indígenas". La autorización de traslado es expedida y renovada de forma irregular en el Servicio Forestal Nacional, y al existir ningún control, con un permiso para 1.000 postes se puede trasladar cualquier cantidad de madera.

El problema es, según la justicia, que existe "toda una red que se dedica al tráfico de madera y la Secretaría de Medio Ambiente debería intervenir", ya que en la actualidad existe un vacío legal en materia de protección forestal que contribuye con la deforestación de los bosques.

En menos de un año, se ha duplicado la deforestación media anual de los bosques de la zona y, en la actualidad, menos del 10 por ciento de la tierra total del país mantiene sus bosques y recursos naturales. Los expertos prevén que, de continuar con la situación actual, el último bosque subtropical de Paraguay desaparecerá en el año 2010.