RSC.-WWF/Adena acusa a las empresas cafeteras de no combatir el comercio ilegal y poner en peligro a especies amenazadas

Actualizado 29/01/2007 19:39:06 CET

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un Informe publicado por WWF/Adena denuncia que las empresas cafeteras, tanto exportadoras como importadoras, no cuentan con mecanismos para impedir la comercialización de café ilegal en Indonesia, cuyo cultivo pone en peligro a diversas especies asiáticas amenazadas.

Según la ONG, los comercializadores locales mezclan el café ilegal con granos cultivados legalmente y exportan la mezcla a compañías como Kraft Foods, Nestlé, Lavazza y Marubeni.

La responsable de política y relaciones corporativas de WWF-Indonesia, Nazir Foead, advierte de que, "de no pararse esta tendencia de talar ilegalmente para cultivar café, los rinocerontes y tigres se extinguirán en menos de una década". "Hasta los más empedernidos bebedores de café considerarán inaceptable pagar este precio por su dosis diaria de cafeína", subrayó.

WWF/Adena basa su informe en el rastreo de una variedad de café producida ilegalmente en el Parque Nacional de Burik Barisan Selatan --en la isla de Sumatra--, declarado Patrimonio de la Humanidad. Según la organización ecologista, a pesar de su importancia, el parque ha perdido casi el 20% de su cobertura forestal "por invasión agrícola".

Las investigaciones de WWF/Adena han descubierto que los agricultores cultivan café en más de 45.000 hectáreas del parque y su producción sobrepasa las 19.000 toneladas. El café de la zona se exporta a más de 52 países.

"WWF/Adena no quiere hundir la producción de café en esta provincia indonesia, pero estamos pidiendo a las multinacionales que adopten cadenas de custodia rigurosas para estar seguros de no comprar más café cultivado ilegalmente. También estamos solicitando al Gobierno indonesio que mejore la protección del parque", añadió Foead.

El Informe también lamenta el desconocimiento de las empresas compradoras al no contar con controles de origen por lo que han remitido una copia del documento a las principales compañías, algunas de las cuales negaron "cualquier compra de materia prima ilegal", mientras que otras han mostrado su intención de colaborar con WWF/Adena para evitar estas prácticas, potenciar la producción de café cultivado de forma sostenible y restaurar los hábitats dañados.