Actualizado 09/04/2013 11:59

Soria dice que la marca España es "más potente" fuera que dentro y que 2013 será el último año de la recesión

José Manuel Soria
EUROPA PRESS

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Industria, Turismo y Energía, José Manuel Soria, ha destacado este martes que la marca España es "más potente" fuera que dentro, dado que en el país aún no se perciben las señales positivas que se han producido por la "muy grave" situación del empleo y porque el consumo no acaba de arrancar.

Soria, en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, indicó que la apuesta por "relocalizar" su producción en España de algunas empresas del sector de la automoción, como Renault, Nissan o Iveco, muestran que la percepción que hay fuera de España sobre el país es mejor que la existe entre los españoles.

En su opinión, esta apuesta "clara" de compañías internacionales se debe fundamentalmente a dos razones, por un lado, a la evolución "más favorable" de los costes laborales y, por otro, a que España es el país de toda Europa donde "más reformas" se están haciendo.

Aún así, admitió que todavía no se puede hablar en España de recuperación económica con una cifra de parados de más de 5 millones, pero aseguró que ya hay "señales favorables", como que el Tesoro se está financiando por sus propios medios sin haber recurrido a la ayuda de la UE, cuando hace meses el debate se centraba en cuándo iba a pedir España el rescate.

CREACIÓN DE EMPLEO CON AUMENTOS DEL PIB DEL 1%.

En este sentido, destacó que, según el consenso de los analistas nacionales e internacionales, este año la economía española seguirá cayendo, pero en 2014 crecerá, por lo que 2013 será el "último año de la recesión en España". No obstante, indicó que la creación de empleo dependerá de cuánto se crezca, si bien afirmó que la reforma laboral permitirá crear empleo con un crecimiento en el entorno del 1%, cuando antes era necesario crecer al 2%.

Por último, compartió con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la necesidad de que el Banco Central Europeo actúe como los demás bancos centrales y "ayude a la recuperación económica inyectando liquidez al sistema" y no se centre únicamente en el control de los precios en un entorno "deflacionista" por la recesión.