Actualizado 15/11/2022 16:46

Amortiguadores de coche, esto es todo lo que tienes que saber

Amortiguador.
Amortiguador. - RECAMBIOSCOCHES.ES

MADRID , 11  (EUROPA PRESS)

Los amortiguadores de coche son una parte importante del sistema de suspensión de un vehículo. Su función es reducir el rebote de las ruedas sobre los baches y otros obstáculos en el camino, lo que hace que la conducción sea más cómoda y segura.

Los amortiguadores de coche están compuestos por un cilindro que contiene un líquido y una válvula que regula el flujo de ese líquido. Cuando se produce un impacto, la válvula se abre para permitir que el líquido fluya hacia la parte superior del cilindro, lo que amortigua el movimiento.

Imagen de amortiguador tomada de recambioscoches.es

¿QUÉ ES UN AMORTIGUADOR?

Un amortiguador es un componente de la suspensión de un vehículo. Su función principal es reducir las oscilaciones producidas por el movimiento del vehículo sobre el terreno, lo que mejora el confort de marcha. Los amortiguadores también ayudan a mantener los neumáticos en contacto con el suelo en todo momento, lo que mejora la tracción y la estabilidad. Es un componente clave en términos de seguridad.

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DE UN AMORTIGUADOR?

Los amortiguadores de coche sirven para absorber el impacto de las irregularidades en la carretera y evitar que se transmita al conductor. Y, como consecuencia, pueda comprometer su seguridad.

   La mayoría de los amortiguadores están construidos utilizando un cilindro con un pistón que se mueve dentro del mismo. El pistón está conectado a una varilla que a su vez está conectada al eje de la suspensión.

Cuando el vehículo se mueve sobre el terreno, el pistón se desplaza dentro del cilindro, lo que permite que el líquido en el interior del amortiguador se mueva y absorba las oscilaciones producidas por el movimiento del vehículo al chasis del vehículo. De esta forma, se consigue una conducción más cómoda y se reduce el riesgo de daños en el coche.

 ¿CÓMO PUEDO SABER SI UN AMORTIGUADOR ESTÁ ROTO?

   Un amortiguador roto es una de las causas más comunes de vibraciones en el volante o el asiento del coche. También puede causar que el coche se balancee cuando se toma una curva o se produce un impacto. Si sospechas que tienes un amortiguador roto, lleve el coche a un mecánico de inmediato para que lo revise. Además, es importante prestar atención a cada señal que pueda ir surgiendo y que nos ayude a identificar el problema en cuestión.

 ¿POR QUÉ SE ROMPE UN AMORTIGUADOR?

Los amortiguadores se rompen debido al desgaste natural que ocurre durante el uso. Al conducir, los amortiguadores se encargan de absorber las irregularidades de la carretera para que la conducción sea más cómoda. Sin embargo, con el tiempo, los amortiguadores pueden perder su capacidad para hacer esto efectivamente. Esto puede ser causado por varios factores, incluyendo la edad del vehículo, el tipo de conducción que se realiza y la calidad de las suspensiones.

Otra causa común de la rotura de amortiguadores es el mal funcionamiento de las válvulas de control. Las válvulas de control se encargan de regular el flujo de aceite dentro del amortiguador, lo que a su vez ayuda a controlar la velocidad a la que se mueve el pistón. Si estas válvulas no funcionan correctamente, pueden permitir que el aceite se drene del amortiguador, lo que eventualmente causará que se rompa.

¿CÓMO SE SUSTITUYE UN AMORTIGUADOR?

 Cuando un amortiguador está dañado, hay que sustituirlo lo antes posible para evitar problemas mayores. Sustituir un amortiguador es una operación relativamente sencilla y no requiere de mucho material. Solo necesitas un par de llaves inglesas y seguir los siguientes pasos:

   1. Lo primero que debes hacer es levantar el coche con un gato mecánico o con un caballete. Asegúrate de que el vehículo esté bien estabilizado antes de empezar a trabajar en él.

   2. Una vez que el coche esté elevado, localiza el amortiguador dañado. Si no estás seguro de cuál es, puedes consultar el manual del propietario o preguntarle a un mecánico experto.

   3. Después, usa las llaves inglesas para quitar los pernos que sujetan el amortiguador al chasis del coche.

   4. Con cuidado, extrae el amortiguador dañado del coche y sustitúyelo por uno nuevo. Asegúrate de que está bien sujeto antes de bajar el vehículo del gato mecánico o del caballete.

Contador