El consejero delegado de FCC explica a Sáenz de Santamaría las obras del Metro de Lima

Actualizado 08/07/2015 11:08:55 CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente y consejero delegado de FCC, Juan Béjar, ha explicado hoy en Lima a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el proyecto para la construcción de Metro de Lima, adjudicado en marzo a un consorcio liderado por ACS y el Grupo de Servicios Ciudadanos. Esta presentación forma parte de la agenda de la visita de la vicepresidenta española a Perú y Chile.

El primer ejecutivo de FCC ha subrayado ante la vicepresidenta del Gobierno el valor que, en forma de referencias y experiencia, aportan las infraestructuras construidas en España en las últimas dos décadas y su impacto en la calidad de vida de los ciudadanos y la competitividad de los agentes económicos, un proceso similar al que aborda en la actualidad Perú, cuyas expectativas de crecimiento sostenido para los próximos años superan el 5%.

En su intervención, Juan Béjar ha destacado la aportación de la inversión privada al crecimiento del PIB de Perú, del que representa ya un 22% y ha recordado que una parte importante de esta inversión se concentra en el desarrollo de infraestructuras, siendo la más relevante la ampliación del Metro de Lima.

CINCO AÑOS DE OBRA

El contrato para la construcción de la línea 2 del Metro de Lima y un ramal de la línea 4, que llegará hasta el aeropuerto de la capital, fue adjudicado a un consorcio denominado Nuevo Metro de Lima, liderado por ACS y FCC y en el que también participan las empresas italianas Impregilo y Ansaldo y la firma local Cosapi, además del Metro de Madrid en su calidad de asesor del proyecto.

La adjudicación fue realizada a finales de marzo pasado por un importe de 3.900 millones de euros, convirtiéndose en la mayor obra de infraestructuras del país andino.

El contrato incluye el diseño, construcción, financiación, operación y mantenimiento de la línea 2 y el ramal de la línea 4, además de la ejecución de la superestructura, el suministro de material rodante, la implementación del equipamiento electromecánico, los sistemas ferroviarios y la alimentación eléctrica, necesarios para la operación del metro.

El plazo previsto para la construcción es de cinco años, ya que los responsables del consorcio fijaron en mayo de 2016 la fecha para la entrada en funcionamiento de los primeros 5 kilómetros de las nuevas líneas. En ese momento dará inicio un periodo de operación de 30 años.

En conjunto, la construcción abarca 43 kilómetros de tren en dos ramales: 35 kilómetros de línea subterránea y 8 kilómetros de superficie, con un total de 35 estaciones de 150 metros de largo. En su ejecución participarán más de 3.000 profesionales. La elección de un sistema de transporte subterráneo permitirá un menor impacto en la vida de la ciudad, además de una verdadera transformación urbana dado que muchos terrenos en superficie por donde transcurrirá el nuevo Metro se convertirán en zonas verdes.

Según explicaron los máximos responsables del proyecto a la vicepresidenta del Gobierno español, los integrantes del Consorcio gestionan más de 100 concesiones de transporte en todo el mundo, con una longitud de túneles construidos superior a los 3.650 kilómetros, de los cuales 800 han sido realizados con tuneladora.

Europa Press Comunicados Empresas