Publicado 24/02/2021 18:06CET

Los consejeros ejecutivos de Indra redujeron un 33% sus retribuciones en 2020

Archivo - Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra
Archivo - Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra - INDRA - Archivo

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los consejeros ejecutivos de Indra (su presidente, Fernando Abril-Martorell, y los dos consejeros directores generales, Cristina Ruiz e Ignacio Mataix) recibieron una retribución conjunta de 4,53 millones de euros en 2020, lo que representa un descenso del 33% respecto a 6,75 millones de euros que percibieron en 2019.

En un informe remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía detalla que los sueldos (retribución fija) de los tres consejeros ejecutivos se redujeron de 1,87 millones de euros a 1,77 millones, lo que se explica en la reducción voluntaria de un 25% aplicada en los meses de abril, mayo y junio de 2020.

Por su parte, su retribución variable en efectivo (el 70% de la retribución variable anual) se redujo de 1,55 a 1,18 millones, mientras que la basada en acciones (el 30% de las variables anuales de los tres consejeros ejecutivos) pasó de 665.000 euros en 2019 a 506.000 euros en 2020.

Con ello, la cuantía total (en efectivo y en acciones) de la Retribución Variable anual devengada en el ejercicio 2020 por los tres consejeros ejecutivos es un 24% inferior a la obtenida en el ejercicio 2019.

Por su parte, los sistemas de ahorro a largo plazo de los tres consejeros ejecutivos se mantuvieron en 977.000 euros, una partida que incluyen las aportaciones realizadas en cada periodo al plan de prejubilación y ahorro a largo plazo (PPALP) del que son beneficiarios los consejeros ejecutivos.

Indra expresa que el PPALP no es un plan de pensiones y su percepción es contingente, ya que el consejero ejecutivo únicamente tendrá derecho a percibir el saldo acumulado en el momento que cumpla 62 años o con anterioridad si cesa en su cargo por causa no imputable a él, incluyendo entre estas el cambio de control en al sociedad.

Sin embargo, explica que en caso de cese por incumplimiento de sus obligaciones contractuales, de baja voluntaria en la sociedad o de fallecimiento antes de los 62 años, el consejero ejecutivo no percibe el PPALP.

El apartado Otros conceptos bajó de 1,68 millones de euros en 2019 a 98.000 euros en 2020 e incluye la retribución en especie de los consejeros ejecutivos (98.000 euros en 2020 y 82.000 en 2019). En 2019 incluía también la compensación devengada en el período (1,6 millones de euros) por Javier De Andrés, anterior consejero delegado, correspondiente al pacto de no concurrencia suscrito con la sociedad.

INCENTIVO A MEDIO PLAZO

En la comunicación de Indra no se incluye la cuantía correspondiente a la retribución de los consejeros ejecutivos en acciones en concepto de Incentivo a Medio Plazo, que se cobra en función del cumplimiento de objetivos en un plazo de tres años (2018-2020) aunque este se ha devengado una vez transcurrido ese periodo.

A fecha de hoy se conoce el número de acciones que corresponderá entregar a cada consejero en función del grado de cumplimiento de sus objetivos, aunque el importe se determinará en función del precio de cotización el día de la entrega efectiva de las acciones prevista para el 16 de marzo. En el Informe Anual de Remuneraciones de los Consejeros correspondiente al ejercicio 2020 se facilitará esta información completa.

Fernando Abril-Martortell recibirá 217.056 acciones, que al precio medio de cotización de la acción de Indra de la sesión de ayer día 23 (7,55 euros) equivaldría a un importe de 1,63 millones de euro, frente a las 478.759 acciones entregadas en 2018 equivalentes a un importe de 5,57 millones. Un número de acciones inferior en un 55% y un importe estimado inferior en 3,93 millones de euros, un 70% menos.

Cristina Ruiz, consejera directora general de TI, e Ignacio Mataix, consejero director general de T&D, recibirán cada uno 154.039 acciones, que al precio medio de cotización de la acción de Indra de la sesión de ayer martes equivaldría a 1,16 millones de euros en cada caso. En 2018 se entregaron 194.423 acciones al entonces consejero delegado, Javier de Andrés, en aquel momento equivalentes a 2,263 millones de euros.

Por su parte, la remuneración del total de los consejeros de Indra por pertenencia a consejo y a las comisiones bajó de 1,638 millones a 1,43 millones. Esta diferencia responde a la reducción voluntaria de un 25% en su retribución aplicada en los meses de abril, mayo y junio de 2020. Asimismo, durante seis meses del ejercicio 2020 el consejo estuvo compuesto por 12 miembros frente a los 13 miembros que se mantuvieron durante todo el 2019.

El total de remuneraciones de los altos directivos (miembros del Comité de Dirección) que no son consejeros ejecutivos, creció de 7,14 millones de euros a 8,4 millones de euros por efecto de importes por resoluciones de relaciones laborales. Descontando ese efecto, las remuneraciones habrían sido de 6,88 millones en 2029 y 6,55 millones en 2020. La alta dirección redujo voluntariamente su retribución fija durante los meses de abril, mayo y junio de 2020.

En todo caso, la cuantía de 2020 incluye los importes percibidos por Carlos González y Luis Figueroa con ocasión de la resolución de su relación laboral, de conformidad con lo previsto en sus respectivos contratos (1,81 millones de euros) y en el caso de Jesus Figueroa, además, el importe percibido durante el ejercicio en concepto de pacto de no concurrencia (38.000 euros). En 2019, el importe incluyó 263.000 euros en concepto del pacto de no concurrencia suscrito con Carlos Suárez, ex-alto directivo de la Sociedad.

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas