Actualizado 04/10/2007 00:29 CET

Consumo detecta anomalías en el 58% de las páginas web de venta de billetes de avión analizadas

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Nacional del Consumo, organismo dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, ha detectado anomalías en siete páginas web dedicadas a la venta de billetes de avión, de un total de 12 analizadas, lo que se traduce en el 58%, durante el barrido por Internet realizado el pasado 27 de septiembre. Esta iniciativa se ha desarrollado conjuntamente con otros países miembros de la Unión Europea para localizar posibles fraudes en las ofertas.

El rastreo de las ofertas de billetes de avión es la respuesta a la iniciativa que propuso el pasado 3 de agosto la Comisión Europea a los países representados en la red europea de Cooperación para la Protección de los Consumidores (CPC). El objetivo era verificar si las ofertas indican claramente el precio final y si se cumplen las condiciones ofertadas y de analizar las condiciones generales de la contratación.

En materia de publicidad engañosa, el Instituto Nacional del Consumo detectó billetes anunciados como gratis que luego tienen cargas de tasas aéreas en los sitios en Internet de las compañías Ryanair y Vueling. En otros cuatro casos (Ryanair, Iberia, Spanair y Vueling) se localizaron ofertas ventajosas desde un precio inicial que no se da en ningún ejemplo de búsqueda. Por último, se detectaron zonas geográficas que no se corresponden con los aeropuertos de partida y llegada en eDreams.

El Instituto Nacional del Consumo, por otra parte, localizó incumplimientos de los requisitos legales en tres páginas web. Tanto en el sitio de Ryanair como en Transavia y Tuy-Fly, la información de venta figuraba en español mientras que las condiciones generales de aceptación obligatoria sólo constaban en inglés.

Las únicas cuatro páginas inspeccionadas que no presentaban ningún tipo de anomalía en materia de protección de los derechos de los consumidores fueron Air Berlín, Atrapalo.com, Rumbo y Easyjet.

La iniciativa del CPC pretende que los resultados de este barrido lleven a acciones imperativas de cumplimiento de la normativa al amparo del Reglamento de Cooperación entre países comunitarios en vigor desde el 1 de enero pasado. Además, la experiencia permitirá, por un lado, probar la capacidad de la red CPC para trabajar conjuntamente y, por otro, probar el efecto disuasorio de la acción conjunta de vigilancia de las autoridades en todo el ámbito de la UE.

Por otra parte, el día del barrido (sweep day) incluyó también la inspección de las ofertas de clubes de vacaciones, dentro de las actividades habituales que realiza la Red Internacional de Cumplimiento Normativo y Protección de los Consumidores (ICPEN) en su campaña de prevención y lucha contra el fraude en Internet, en la que este año han participado 25 países. El objetivo respecto a los clubes de vacaciones está fijado por los cuatro parámetros recomendados por el ICPEN: encontrar usos ilegítimos de sellos de confianza, testimonios falsos, garantías irrealizables y falsos avales de personalidades o personajes populares.

La búsqueda se centró en las ofertas de empresas o proveedores que operen desde el país que realiza la prospección o estén preferentemente orientadas a consumidores de ese país, para evitar duplicaciones en la búsqueda, y se utilizó, además, un protocolo determinado para que los resultados sean homologables en los países participantes.

El barrido se efectuó conjuntamente con el Centro Europeo del Consumidor (CEC) sobre el listado de empresas reclamadas que figuran en su base de datos. El CEC es una red de órganos de la Comisión Europea constituida para informar, atender y apoyar a los consumidores y usuarios europeos en sus compras y utilización de servicios en un estado miembro de la Unión Europa distinto del de residencia habitual cuando estas transacciones no son satisfactorias.

Se analizaron 64 empresas sospechosas de incumplimiento, de las que sólo 23 disponían de una página para realizar sus actividades en Internet. 17 de estas páginas web tenían acceso restringido para los socios. A pesar de esto, el CEC pudo analizar 14 de las 17 páginas con acceso restringido.

Los parámetros de búsqueda mostraron que en 10 de estas 14 páginas web se hacía un uso ilegítimo de sellos de confianza; en 6 se incluían testimonios falsos y en otras 6 se ofrecían garantías irrealizables. No se encontró entre estas 14 páginas ningún falso aval de personalidad o personaje popular.

Europa Press Comunicados Empresas