17 de febrero de 2020
 

Economía.- (Ampl) Iberia dice que la fusión con British "sigue su curso", pero no marca plazos para cerrar la operación

Actualizado 03/06/2009 16:52:51 CET

Conte asegura que las negociaciones de BA para refinanciar su plan de pensiones se tendrán en cuenta de cara a la fusión

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Iberia, Fernando Conte, aseguró hoy que el proceso de fusión de la aerolínea con British Airways (BA) "sigue su curso y continúa negociándose", aunque se trabaja "sin fechas determinadas ni plazos" que cumplir, ya que el proceso que se ha "detraído" para poner el énfasis en las medidas que ambas aerolíneas deben aplicar para salir de la crisis.

En una rueda de prensa anterior a la junta general de accionistas de la compañía, Conte, cuyas primeras palabras fueron para trasladar sus condolencias a Air France y a los familiares de los 228 pasajeros del avión desaparecido el lunes, admitió que en dicha operación será fundamental la solución que BA dé a su fondo de pensiones, ya que las negociaciones siguen "impactadas" por dicho plan.

"Las negociaciones siguen su curso, pero ciertamente siguen impactadas por el fondo de pensiones de British y por todo un paquete de impactos que tienen que ver con las inversiones realizadas en dicho plan, con la recesión económica y con la focalización que ambas compañías deben hacer de sus negocios ante una situación ciertamente dramática", afirmó.

En concreto, Conte se refirió a la "especial sensibilidad" tanto de BA como de la aerolínea española a "la drástica caída del tráfico de negocios", por lo que consideró que, independientemente de que se lleve a cabo la fusión o no, es importante que Iberia resuelva "antes sus problemas".

"Nadie va a venir de fuera a resolver nuestros problemas", apuntó Conte, quién admitió que existen otras posibles alternativas de las que dijo "no es el momento de hablar ni de explorar", en clara referencia a Air France.

Sobre esta posibilidad, Conte recalcó en el transcurso de la junta que la "principal prioridad para Iberia es adaptarse al cambio brutal de la demanda", aunque confirmó que se mantienen relaciones "muy abiertas y fluidas" con otras compañías que podrían tener sinergias atractivas para la aerolínea y que no identificó. Pero en cualquier caso, aclaró, "no se trata de negociaciones".

Por ello, abogó por centrar los esfuerzos en la rentabilidad de Iberia. "Tenemos que focalizar y restablecer la solidez de los resultados y quizá adaptarnos a una situación que estructuralmente será distinta en el futuro", insistió.

No obstante, reiteró que la fusión con British por "sí misma" tiene valor para la compañía en los términos en los que Iberia está planteando la operación, por lo que aportar más valor "siempre es bueno". "Si crea valor para accionistas y para la compañía se apoyará la fusión", afirmó.

En esta línea, recordó que si fructificara la fusión, cada compañía operará de forma independiente, con rutas coordinadas pero plantillas independientes, por lo que solucionar los problemas internos "es fundamental".

EL PLAN DE BA, CLAVE.

Preguntado por la posibilidad de que se aborde la fusión una vez que Iberia entre en beneficios, Conte evitó fijar plazos dada la falta de visibilidad sobre las perspectivas, más allá de 2010. Sin embargo, resaltó la importancia del cierre por parte de la británica a su negociación sobre el plan de pensiones, que acumulaba hace un año un déficit de 2.100 millones de libras (3.100 millones de euros).

"Es evidente que una incertidumbre de futuro es la determinación de BA sobre si debe hacer aportaciones nuevas al fondo, proceso complejo que la compañía está negociando con la entidad responsable del fondo". "El resultado de estas negociaciones se está teniendo y se tendrá en cuenta de cara a la operación", respondió a preguntas de los accionistas.

Al respecto, algunos accionistas trasladaron al presidente de la aerolínea la paradoja de que BA esté "dentro de casa", al tener dos consejeros representados, mientras que Iberia no esté representada en la compañía británica por lo que mostraron sus reticencias a continuar con las negociaciones en estas condiciones.

En la actualidad, Iberia es el principal accionista de British, con el 9,99%, que a su vez es el segundo mayor accionista de la aerolínea española con el control del 13,15%, por detrás de Caja Madrid (23%).

Conte, que expresó su conformidad con algunas de sus consideraciones, recordó que Iberia es el inversor de "más peso" en la aerolínea, por lo que consideró que "la situación es equilibrada".

Por otro lado, defendió la solicitud de antimonopolio solicitada por Iberia, British y American Airlines al Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT), junto a sus socios en la alianza Oneworld, para la explotación conjunta de rutas transatlánticas, proceso que calificó de "complementario" a la fusión y que desvinculó de la resolución de la operación.

Para Conte, ambas negociaciones son "animales distintos" y ambos "son buenos y necesarios" para Iberia, aunque su impacto es diferente. Al respecto, indicó que el acuerdo con American y British, que avanzó podría materializarse en los próximos meses, es "fundamentalmente comercial" y "no implica los recursos o sinergias identificadas en la fusión", que tienen que ver más con el negocio.

Europa Press Comunicados Empresas