Actualizado 01/07/2007 15:41 CET

Economía/Empresas.- Telefónica espera contar con el apoyo del Gobierno y la CMT en su conflicto con Bruselas por el ADSL

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Telefónica espera contar con el respaldo del Gobierno español y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en el conflicto que mantiene abierto con la Comisión Europea respecto a su presunta posición dominante en el mercado de banda ancha, informaron fuentes de la operadora.

"No pensábamos que siguiendo las directrices de la CMT pudiéramos ser objeto de sanción. Nos sorprendería que nos impusieran una multa porque no se puede dudar en ningún caso de nuestra buena fe. Hemos hecho lo que nos indicó el regulador nacional", afirmaron las mismas fuentes.

En cualquier caso, desde la operadora tienen previsto recurrir ante el Tribunal de Luxemburgo, haya o no sanción económica, siempre y cuando la Comisión Europea dictamine que hubo una infracción por parte de Telefónica, ya que "no puede estar conforme con que se diga que ha hecho algo ilícito".

Además, Telefónica espera que tanto la CMT como el Gobierno le den su apoyo, a pesar de que todavía no han tratado el tema con ambas partes, y se adhieran al recurso que presente contra la decisión de Bruselas.

A juicio de la operadora, el conflicto con Bruselas radica así en que tanto el regulador español como la Comisión Europea han aplicado dos métodos diferentes para analizar el caso. "La CMT queda en mal lugar. Muestra una desconfianza del regulador europeo hacia los nacionales", señalaron.

El servicio de acceso a la red de Telefónica lo reguló la CMT en 1999/2000, cuando obligó a la operadora a prestar el servicio y fijó el precio máximo con el objetivo de que cualquier compañía pudiera ofrecer banda ancha con poca inversión.

POSICIONES ENFRENTADAS.

La forma de fijar el precio máximo del ADSL fue a partir de un 'test de estrechamiento de márgenes', que consiste en llegar al precio minorista a partir del mayorista, es decir, al precio mayorista se le restan los costes y se le suman unos márgenes, lo que resulta en el tope máximo que puede fijar la operadora para que sus rivales tengan margen suficiente y puedan ganar dinero. La CMT fijó el precio mayorista de Telefónica en un 40% de su precio final.

La Comisión Europea, por su parte, dice que el servicio regulado por la CMT no permite a las otras compañías ganar dinero, porque no tienen margen. Además, señala que el precio que han fijado es tan amplio que luego las competidoras no tienen margen para ofrecérselo al cliente final.

Por eso en 2002 decidió abrir un expediente a la operadora y en febrero de 2006 le envió un "pliego de cargos" donde señalaba que los precios minoristas de la banda ancha en España son altos y se sitúan muy por encima de la media de la UE.

Para la operadora, los precios, que según la Comisión Europea provocan estrechamiento de márgenes, fueron fijados por la CMT, siendo además un servicio que otros países ni siquiera regulan.

La multa que Bruselas impondrá a Telefónica se conocerá esta semana, con toda probabilidad el miércoles, día 4 de julio. Una vez se conozca, la compañía presidida por César Alierta tendrá un plazo de dos meses y 10 días para recurrirla.

La Comisión Europea ya adoptó en el pasado sanciones parecidas. Así, Deutsche Telekom fue sancionado con 12,6 millones de euros por la aplicación de conductas anticompetitivas en el acceso directo a su red de telefonía fija, mientras que Wanadoo (France Telécom) fue multado con 10,35 millones por abuso de posición dominante del ADSL en Francia.

Europa Press Comunicados Empresas