Economía/Energía.- Sodesa (Endesa) pide ayuda al Gobierno español para abrir el mercado portugués

Actualizado 12/10/2007 15:54:19 CET

LISBOA, 12 Oct. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

La empresa Sodesa, participada por Sonae y Endesa, ha pedido la intervención del Gobierno español para ayudar a desbloquear los problemas con que se enfrenta para realizar su actividad de venta de energía en Portugal, donde es la única que compite con Energías de Portugal (EDP), según informa hoy "Diario Económico".

La empresa pretende que los gobiernos de Madrid y Lisboa descongestionen las redes de interconexión de electricidad entre los dos países, una medida esencial para el funcionamiento del Mercado Ibérico de Electricidad (Mibel). Sin producción propia en territorio portugués Sodesa sólo puede importar energía de España para cumplir los contratos de abastecimiento de electricidad, por lo que las redes de interconexión son fundamentales para ella.

En una entrevista concedida a "Diario Económico", el presidente de Sodesa, Francisco Rueda, afirma que está dispuesto a llegar "hasta las últimas consecuencias" para evitar su retirada del mercado portugués, tal como anunció el presidente de Endesa hace unas semanas.

El pasado 30 de junio, Sodesa abastecía a 3.406 clientes, el equivalente a una cuota de mercado del 46,8%. Tres meses después ésta cuota había caído un 55%. Si esta situación se mantiene, a comienzos de 2008 sus ventas equivaldrán al 14% de la cartera que tenía en junio.

Sodesa, que fue la primera empresa que se estrenó en 2002 en el mercado liberalizado, se queja de que fue obligada a aplazar sucesivamente sus objetivos en Portugal. El primero era entrar a partir del primer semestre del próximo año en el segmento de los clientes domésticos y vender el equivalente al 15% del consumo portugués de electricidad. Hoy ese valor ronda el 8%, indicó Rueda.

El presidente de Sodesa confía en que se adopten soluciones a corto plazo, tanto por parte del Gobierno portugués como por la Entidad Reguladora de los Servicios Energéticos (ERSE).

Entre las propuestas presentadas por Endesa para solucionar este problema está la prohibición al comercializador del último recurso, en este caso EDP, de utilizar las interconexiones. Una práctica que ya se realiza en España, apunta Rueda. Los grandes agentes como Endesa e Iberdrola no pueden comprar electricidad en Francia, porque agota la capacidad de interconexión y tiene gran poder en la formación del precio, explica.

La otra alternativa pasa por la creación de subastas sobre la capacidad de interconexión, limitando el poder de compra a los agentes que tengan producción local. Además, indica el presidente de Sodesa, en todos los mercados en fase de arranque, se debería crear la discriminación positiva.

Europa Press Comunicados Empresas