26 de febrero de 2020
 
Actualizado 20/11/2007 20:21:16 CET

Economía/Macro.- El Senado insta al Gobierno a suprimir el Impuesto del Patrimonio y rebajar el de Sociedades al 25%

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Senado aprobó hoy, con los votos en contra del PSOE y de la Entesa, una moción del grupo parlamentario CiU, defendida por el senador Carles Gasòliba que insta al Gobierno a suprimir el Impuesto sobre el Patrimonio y rebajar el Impuesto sobre Sociedades al 25% y el de las pymes al 20%.

Según indicó hoy CiU en un comunicado, la moción recoge toda una serie de medidas y reformas urgentes y otras más profundas a medio y largo plazo orientadas a superar "lo antes posible" la desaceleración que sufre la economía española y poder recuperar el ritmo de crecimiento.

Entre estas medidas, destacan una reforma fiscal que favorezca a las familias y a su poder adquisitivo, una mayor inversión en equipamientos sociales y productivos y una actuación selectiva basada en medidas destinadas a estimular el crecimiento de aquellos sectores que deben tomar el relevo de la construcción como motores de la actividad económica.

En concreto, y según la moción de CiU, el Gobierno debe eliminar el Impuesto sobre el Patrimonio porque que merma la capacidad de inversión privada de la economía nacional, y tiene que reducir el tipo general del Impuesto de Sociedades para incrementar la competitividad fiscal de la economía española frente a otros países.

Asimismo, CiU insta al Gobierno a incrementar la productividad española aumentando la inversión y priorizando la mejora de la formación laboral, y le pide que profundice en las reformas laborales orientadas a aumentar la estabilidad en el empleo y mejorar el funcionamiento de los sistemas públicos de empleo.

Según el grupo parlamentario, el Gobierno tiene también que definir una política energética estable, reforzar las políticas públicas de apoyo a la exportación y a la internacionalización y avanzar hacia un pacto de Estado que permita dar estabilidad a las políticas de I+D, con el fin de garantizar un marco político-legislativo estable y alcanzar una magnitud económica comparable a la de las principales economías desarrolladas.

Gasòliba, durante su intervención, confió en que la economía española, gracias a estas reformas estructurales a medio y corto plazo, pueda mantener un ritmo de crecimiento estable y sostenido, aunque reconoció su preocupación por el proceso de desaceleración y ante el acusado aumento de la inflación, la disminución del consumo y el aumento del paro.